El Oscuro Origen del Chernóbil Mexicano y otros accidentes nucleares que descubrimos gracias a Internet

Accidentes que costaron miles de vidas

Cuando pensamos en una planta nuclear, la primera imagen que viene a nuestra cabeza es la de Homero Simpson acostado en su oficina, jugando o comiendo algo.

Sin embargo, gracias al mame que desató la serie Chernóbil, nos dimos cuenta de que jugar en una planta nuclear NUNCA es divertido y descubrimos que en México tuvimos nuestro propio accidente nuclear.

Así que entre tantos hilos macabros de Twitter e historias de accidentes nucleares que comenzaron a circular en Internet, decidimos recopilar los 5 más horribles de la historia.

Tenor

El Yonke Fénix-Ciudad Juárez

Conocido como el peor desastre nuclear de América Latina,  sucedió en nada más y nada menos que Ciudad Juárez. 

En 1977, el centro de especialidades de Ciudad Juárez adquirió una unidad de teleterapia que contenía COBALTO-60 (un isótopo radiactivo), el cual funciona para combatir tumores malignos, pero que puede ser BASTANTE peligroso si se maneja mal, sus rayos pueden atravesar paredes y provocar cáncer.

Tenor

El equipo requería un cuidado especial y gente experta, pero como todo en nuestro país, no lo tuvo y se guardó durante seis años sin NINGÚN aviso de qué era, en una bodega. Fue entonces cuando a Vicente Sotelo, un empleado de mantenimiento, le brillaron los ojos en forma de moneda y decidió desarmar la unidad y venderla como chatarra.

Durante dos meses la chatarra convertida en varilla fue distribuida por 15 estados, hasta que se iba a mandar a Estados Unidos y los detectores de radiación nuclear se dieron cuenta de que NO era chatarra.

En ese momento se detuvo su venta, se demolieron 800 edificios que lo contenían y se estima que 10 personas fueron dañadas de manera inmediata. Lo que no se sabe es a cuántos más les afectó a lo largo de los años (pueden ser miles pero NUNCA lo sabremos).

Windscale-Reino Unido

En 1957 sucedió el peor evento radiológico de Reino Unido en Windscale, lugar en el que se buscaba desarrollar bombas atómicas. Sin embargo, la ambición de estos carnales, las prisas y bueno, los humanos, provocaron un incendio en una torre, tras un calentamiento intencionado que se salió de control.

La explosión provocó que se incendiará el núcleo y se generarán en la atmósfera grandes cantidades de yodo, cesio y xenón, en una nube de gas que no tardó en propagarse por todo el norte de Europa. Al final lograron apagar el incendio, sin embargo, se estima que cerca 240 casos de cáncer están asociados a la catástrofe.

que

Three Mile Island-Estados Unidos

Nuestros vecinos del norte no se podían quedar atrás y, también, sufrieron un accidente nuclear en una planta dedicada a la generación de electricidad. El 28 de marzo de 1979 explotó una de sus dos unidades.

Tres horas después de la primera alarma, se declaró una emergencia para los ciudadanos, mientras se liberaban a la atmósfera parte de los gases radiactivos, poniendo este accidente en nivel 5, en una escala donde 7 es lo más peligroso.

A pesar de que no hubo muertos directos y los efectos sobre la salud de la población son casi imposibles de localizar. Las personas que fueron irradiadas con estos gases, recibieron la dosis estimada de la mitad que se recibe al hacerse unos rayos X del torso. Se cree que este accidente dio paso al movimiento antinuclear en Estados Unidos.

Tokaimura- Japón

En 199 en Japón, un error humano provocó una descontrolada reacción nuclear, en una planta de procesamiento de uranio.

Tres trabajadores, sin la preparación suficiente, manipulaban uranio enriquecido (o sea inestable, no que tuviera varo), que al ser combinado con más material radiactivo del que era seguro, activó la reacción en cadena que debía suceder con el reactor en marcha. En su momento e incluso antes de que dos de los trabajadores murieran, ya se consideraba uno de los cinco accidentes nucleares más graves de la historia.

Las autoridades ordenaron a más de 300 mil residentes que se encerraran, como medida de seguridad.

Lo peor es que dos años antes en la misma planta, hubo una explosión que expuso a trabajadores a radiación.

Lucens-Suiza

En 1969 se construyó bajo una roca, un reactor experimental de tan solo 8 Megavatios de potencia (casi nada, pues). Su conexión a la red eléctrica se realizó en enero de 1968 y era un reactor para explorar la producción de materiales nucleares. 

Su diseño estaba moderado con agua pesada (así se le llama al agua contaminada), lo que permitía la utilización de uranio. Tras tomar muchos meses para su puesta en marcha, el reactor explotó, liberando el refrigerante y grandes cantidades de radiación a la caverna interna.

Gracias al sistema de refrigeración secundario, el evento pudo ser controlado sin que muriera nadie.

El accidente parecía no ser tan grave, sin embargo, las investigaciones posteriores revelaron el peligro de la planta. Se catalogó nivel 4 de 7, en 1995 fue sellada y en 1999 puesta fuera de peligro total.

Tenemos que aclarar que ninguno de los casos anteriores se compara con lo sucedido en Chernóbil, hasta la fecha sigue siendo el accidente nuclear más grande de toda la historia. En el que se liberó a la atmósfera radiactividad equivalente a 20 bombas, como las que cayeron en Hiroshima. Se estima que el hecho causó la muerte de unas 16 mil personas.

Una lección que nos deja conocer los accidentes nucleares, es que los humanos siempre seremos los creadores de nuestra propia destrucción…Amén.