Escalador casi pierde la vida cuando la roca que escalaba se rompió

Esta sería una escalada como cualquier otra, pero lo que sucedió después nadie lo esperaba.

Escalar es un excelente deporte: se descubren nuevos horizontes, se respira aire fresco y se fortalecen músculos tendones y huesos que ni siquiera sabíamos que existían.

Sí, este deporte es hermoso, pero también muy peligroso cuando se realiza donde nació: en las rocas pelonas de filosos ángulos y traicioneros agarres.

Brian Koralewski es un veterano escalador que un un día de julio de este año decidió subir por una gran roca en el parque nacional Little Rock Canyon, en el estado de Utah, Estados Unidos.

Aquel bello día de cielo azul y despejado parecía augurar una escalada común y corriente, pero pronto las cosas se complicaron para Koralewski.

Por lo regular una roca para escaladores viene preparada para engancharse y minimizar los riesgos de caer y lastimarse seriamente, pero muy pocas personas cuentan con que, a veces, la roca cede ante el peso de un escalador y se rompe.

Las posibilidades de que esto pase son mínimas, pero cada año se suscitan casos como este.

Esa roca ya la habían subido decenas de escaladores antes y su fuerza había sido puesta a prueba por varios años hasta que Koralewski intentó escalarla.

En el video que verás a continuación se puede ver cómo la peor pesadilla de los escaladores le sucede a Koralewski. Cuando él intentaba aferrarse a una sección de la roca que intentaba subir, un gran trozo de esta se desprende, provocando una aparatosa caída de la que el escalador salió vivo, pero no ileso.

El atleta se rompió una pierna y sufrió varias laceraciones, y como no había nadie cerca que pudiera ayudarlo, tuvo que arrastrarse hasta su auto y conducir hasta el hospital más cercano para recuperarse.

Según el portal que divulgó esta noticia, el escalador requirió de varias puntadas para recuperarse, pues el trozo que le cayó encima pesaba más de 136 kilos.

Conocimos esta fascinante historia en el portal Climbing.