Caras de mexicanos enchilados (porque enchilarse es un éxtasis)

Ese picor que calienta el alma.

Cuando era niño odiaba el chile, ¿por qué tenía que sufrir cuando comía?, ¿por qué tenía que sentir el ardor en mi lengua, dejar de sentir mis labios, sudar, moquear, pelar los ojos, respirar hondo y muy recio? Luego aprendí los placeres que trae el chile (con y sin albur… ni modo, así me tocó vivir).

chile-enchilarse-enchilados-mexicanos

Josef Ibarr, fotógrafo detrás de la serie Los enchilados, se metió a investigar la fascinación que tienen los mexicanos por el chile (ahora sí sin albur…creo).

chile-enchilarse-enchilados-mexicanos

Comer chile es una metáfora del riesgo, parece una adicción a las emociones fuertes. Muchos incluso buscan ver cuánto aguantarán.

chile-enchilarse-enchilados-mexicanos

Pero no es algo nuevo, el chile ha sido cultivado desde el año 7 mil a.C., es decir, desde hace milenios, los antiguos mexicanos ya comían chile. Además de alimento, incluso se llegó a usar como arma. Hay registro en los códices Florentino y Mendocine de la utilización del humo de chile para ahuyentar a los enemigos.

chile-enchilarse-enchilados-mexicanos

Pero hay de chiles a chiles y de picor a picor y en México sabemos que uno de los chiles más deliciosos pero también uno de los más picosos es el famoso chile habanero. Es por eso que Josef Ibarr decide utilizar este chile para captar el rostro de estos mexicanos enchilados y ver cómo el dolor va abriéndose paso a paso, camino al éxtasis. ¿Qué no es esa cara la que ponemos muchas veces cuando estamos enchilados?