¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Bardahl quizo enseñar lo que significa ser “hombre”, Internet les enseñó que viven en el pasado

Bardahl viajó al pasado para traernos una campaña de publicidad sacada de los tiempos donde la mujer aún no tenía derecho a votar, Bill Cosby era respetado y las agencias...

Bardahl viajó al pasado para traernos una campaña de publicidad sacada de los tiempos donde la mujer aún no tenía derecho a votar, Bill Cosby era respetado y las agencias de publicidad eran igual de misóginas que las mostradas en Mad Men.

Sin embargo, esto tiene un tinte tragicómico. A la gente del siglo XXI no le parecen graciosas las  bromitas misóginas, pero sí les hace mucha gracia que gente carente de creatividad y tacto le “eche ganas” e intente llevar sus redes sociales sin puta idea de lo que está pasando en la actualidad.

Esto ya no macha

Estas estrategias de hacerse el “macho man” para apelar al mercado “varonil” ya están muy gastadas, fueron utilizadas de mejor manera… en 1950, cuando Bardahl era una marca relevante.

Sí sí, lo que tú digas campeón

Lo bueno es que los tuiteros aceptaron a Bardahl como al estudiante que ha repetido el mismo grado en 6 ocasiones; algunos les sonrieron incómodamente esperando a que el tío se callara para después poder seguir su camino, otros lo criticaron ácidamente o con ironía.

¿Es gracioso porque es triste?

Le recomendamos a la marca quitar a los amigos oficinistas que llevan sus campañas de publicidad y redes sociales, solo cavan una tumba más profunda con cada publicación que hacen. En su epitafio pondremos “Quisieron sonar chavos hasta el final”.

Alguien que les de asistencia en el camino

A veces hasta nos dan ganas de guiarlos en los básicos de “no te humilles en Internet”… pero el sentimiento de ver al atropellado de cerca nos gana.

No Bardahl, el “todas mías” es el gañán que cree que todas las mujeres quieren con él.

Regla número 1, no te rías de tus propios chistes… por eso el que hizo ese post sigue soltero.

Bardahl, no intentes inventar nuevas palabras de uso común, a duras penas sabes usar photoshop lo suficiente para hacer tu campaña de tres colores.

Buscando el término “cachorra” en el diccionario común popular… término no encontrado.

¿Quién puso a escribir sobre relaciones al wey que vio a su crush (a quien nunca le habló) casarse con alguien más?

Seguro creen que Mauricio Garcés sigue vivo

Lo más lamentable es que claramente Tío Bardahl quiere hablar desde el punto de vista de alguien que sabe mucho de cómo seducir mujeres cuando claramente, jamás ha tenido una relación con una mujer ni jamás supo mantener una conversación con una. Jamás una mujer le dirigió siquiera la palabra más allá de un hola-adiós y por eso, se refieren a ellas con lugares comunes y frases sacadas de memes del 2000.

Bienvenido al futuro, ahora fuera

Este tipo de campañas, además de dar penita ajena, son especialmente incómodas hoy en día cuando se está combatiendo diariamente el acoso y el abuso sexual en situaciones cotidianas.

Sí, lo sabemos Bardahl, tu campaña apela a una mentalidad donde se mide la valía de un hombre por su automóvil, un entorno rodeado de calendarios de mecánico y chiflidos no bienvenidos cada que pasa una mujer cerca del taller. Qué lástima que vivas en la fantasía que le vendes a tus pocos clientes. Eres parte del problema.

¡Bardaaahhhhhh!

Esperábamos que una marca enfocada en hacer que la gente llegue a tiempo a bordo de sus vehículos no estuviera tan atrasada con respecto a su entorno. La tuitera conocida como Lady Reimers lo dijo mejor:

No solo de gasolina y aceite vive el coche… también necesita un poquito de madre.

ACTUALIZACIÓN: Ups. Archiven otro mensaje publicitario bajo “Community Manager fuera de control”.

Con información de: Godínez intentando ser relevantes y El siglo XXI