¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Así reaccionó internet tras la muerte de la vaquita marina

Este fin de semana la vaquita marina que salvaron el sábado pasado lamentablemente murió, provocando en todos los mexicanos un torbellino de emociones.

Este sábado miembros del programa de Conservación, Protección y Recuperación de la Vaquita Marina (CPR) capturaron un ejemplar vivo de esta especie.

Durante las primeras horas de la noticia, los mexicanos nos alegramos porque este animalito haya sido rescatado.

Se trataba de una vaquita hembra madura que no estaba embarazada ni se encontraba lactando.

Desde que la rescataron, varios especialistas la cuidaron. Estuvo bajo cuidado y observación.

Pero pronto su condición comenzó a deteriorarse, por lo que se tomó la decisión de liberarla en su hábitat natural para ver si así se recuperaba.

Desgraciadamente, la vaquita, que pertenece a una especie en peligro de extinción, murió en el santuario “El Nido”, ubicado en el Golfo de California.

Rafael Pacchiano A., titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), confirmó el deceso.

Y con la confirmación llegó un torbellino de reacciones de internet.

Unos intentaron explicar la razón del fallecimiento del ejemplar.

Otros reconocieron el esfuerzo de la SEMARNAT.

Mientras que otros condenaron la forma en la que rescataron a la vaquita marina.

Hubo quienes propusieron nuevas soluciones:

Y también quienes manifestaron que la forma en la que la SEMARNAT trabajó no fue la correcta.

Y otros que con una palabra manifestaron el sentir de muchos de nosotros.

Pero lo cierto es que la muerte de esta vaquita marina representa un duro golpe a la biodiversidad de México, ya que esta especie se encuentra amenazada por el fantasma de la extinción.

Los esfuerzos del gobierno y las secretarías especializadas continúan trabajando para salvar a estos hermosos ejemplares.

Se estima que solo quedan 30 de estos animales y se busca salvar a todos y cada uno de ellos. Sin embargo, existen factores que complican su rescate, en especial por las difíciles condiciones en las que los científicos y expertos tienen que trabajar.

A pesar de la muerte de este ejemplar, aún queda la esperanza de salvar a lo que resta de la especie, así que el trabajo continuará.

Solo esperemos que casos como el de este domingo no vuelvan a repetirse.