Oh no: Angelina Jolie y Brad Pitt no llegan a un acuerdo para dividir su fortuna tras divorcio

Angelina Jolie y Brad Pitt se separaron hace tres años después de que no pudieron resolver sus problemas. Parece que ahora ambos están mejor y se llevan más chido, pero...

Angelina Jolie y Brad Pitt se separaron hace tres años después de que no pudieron resolver sus problemas. Parece que ahora ambos están mejor y se llevan más chido, pero hay todavía un asunto sin resolver: cómo separar su fortuna y, desafortunadamente, todavía no se ponen de acuerdo.

Desde 2016 legalmente ya no son pareja y están solteritos y continuando sus vidas por separado, pero aún quedan asuntos pendientes que, al parecer, ya no tienen que ver con ellos sino con cosas legales que seguramente sus abogados resolverán algún día.

Esto, por supuesto, incluye el reparto, división y gestión de bienes que adquirieron mientras fueron un matrimonio. Lo cual, en palabras para mortales, significa que aún no se han podido repartir la fortuna que amasaron juntos y que ahora deben dividir 50-50.

Durante sus audiencias, los dos actores concordaron en que la resolución de estas cosas pendientes estaría a semanas de concretarse y ambos también acordaron en pagar de manera equitativa por los gastos extra que esto le ocasiona a la corte y al juez que lleva su caso.

Aparentemente, uno de los puntos más críticos de esta repartición y división de bienes es la propiedad que de Miraval, ubicada en Brignoles, Francia. Esta, que eventualmente será heredada a sus seis pequeños hijos, aún no se encuentra en común acuerdo, pues es la residencia con más valor de esta familia.

Cuenta con alrededor de 35 habitación y hasta su propia capilla, siendo una residencia completamente lujosa y fuera del alcance de cualquier mortal. Por eso mismo, parece que les ha costado encontrar una forma de solventar esta situación, porque por el momento les pertenece a ambos, pero deben dividirla y ni modo que uno se quede con las puertas y otro con las ventanas.

Esperemos que esta situación se resuelva pronto y ambos puedan seguir sus vidas por separado y ser felices como hasta ahora, que han superado sus propios problemas y ya solo tienen que concentrarse en sus hijitos.

Con información de La Prensa