A esta mujer le amputarán sus dedos del pie por un tratamiento de spa con peces

Esos tratamientos fancys de peces comiéndose tus pies es cada vez más popular, pero ahora también sabemos que es sumamente peligroso y podría llevarte a perder dedos de los pies...

Esos tratamientos fancys de peces comiéndose tus pies es cada vez más popular, pero ahora también sabemos que es sumamente peligroso y podría llevarte a perder dedos de los pies como consecuencia.

LEE TAMBIÉN:

Según Martha Debayle se necesitan 3 millones para ser bella #MitosDeLaBelleza

Una vez más Martita causando polémica.

Bueno, no exactamente. Pero sí pasó y es probable que pueda pasar nuevamente, aunque no necesariamente te pase a ti… pero tienes que estar alerta.

Pero antes, ¿qué es eso de tratamiento de peces? Pues es como una pedicura pero nadie te soba los pies. Por el contrario, te hacen meter las patrullas en una peces llena de carpas pequeñas que se alimentarán de tu piel muerta.

Este tratamiento se ha hecho popular porque “goey, el otro día me metieron los pies en una peces y no sabes, quedaron IN CRE Í BLES”. Pero tiene sus riesgos, obviamente y esta mujer lo experimentó por completo, pero su caso es más trágico que común.

Por alguna razón, esta persona decidió que era una buena idea irse a practicar este tratamiento a pesar de tener una amputación de dedo pulgar del pie reciente. Por alguna razón, también, pensó que lo mejor era hacerlo con peces. El resultado fue una infección de todos los dedos y la amputación de los mismos.

Media Drum World

Según reportan los medios locales, el agua donde se encuentran estos peces contiene la bacteria shewanellaque por supuesto comienza a hacer inservible el tejido que toca. Tranquilo, tú eres inmune a esta.

¿Por qué pasó lo que pasó entonces? Pues por la herida, básicamente. Al estar expuesto el músculo sin protección de la piel, la shewanella infectó a esta mujer, que ahora tuvo que ser amputada de todo su pie derecho.

Afortunadamente creemos que lo está llevando de buena manera, tratando de apropiarse de la nueva forma que tienen sus piecitos y, por supuesto, alertando al mundo de los riesgos que este tipo de pedicura implica, aunque sean pocas las posibilidades de pasar por lo mismo.