¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Pedorrearte durante el embarazo puede dejar sordo a tu bebé?

Mucho cuidado, amiga

¿Se acuerdan que por ahí circuló esta divertida noticia de que pedorrearse en el embarazo puede dejar sordo al bebito? Pues todo indica que es mentira.

Si bien el embarazo es una etapa compleja para las madres debido a que soportan diferentes cosas a lo largo de nueve meses, la noticia que señala que echarse pedos podría dejar sordo al bebito, no es real.

Pero…

¿De dónde salió este falso estudio? Todo comenzó con el portal HayNoticia.es cuyo lema es “No son reales pero sí divertidas”, que aseguró que un supuesto estudio hecho por la Universidad de Chicago probó que el sonido de las flatulencias ocasiona un ruido considerable, que eventualmente haría que el bebé tenga algún tipo de sordera.

No obstante, la buena noticia es que esto es mentira.

El sitio también menciona que en el estudio participaron mujeres embarazadas que se echaron unos pedazos monumentales entre los tres y los seis meses del periodo prenatal, que son en los que los oídos del feto son más sensibles a los sonidos que se producen a su alrededor.

Luego señala que, según los investigadores, existe un tipo de “pedo interno” que se produce cada que uno se echa un pedito, que es una explosión de aire que produce un sonido sostenido y estruendoso que es el que supuestamente daña a los bebitos.

Y aunque todos sabemos que hay de pedos a pedos, y no es lo mismo que te eches uno de esos silenciosos y peligrosos para los ojos, que uno de esos que no hacen daño al medio ambiente, pero que sí retiemblan en sus centros la Tierra, ninguno de estos afectará el oido del bebito.

Eso sí, derivado de esta divertida noticia lo mejor es, por si las dudas, no pedorrearse entre ese lapso de tiempo, que son aproximadamente tres meses para en una de esas, dejar sordo al chamaco.

Así que no te preocupes, te pedorrees o no, tu bebé saldrá bien sano de sus oídos y podrá escuchar cuando le hables como si no hubieras aprendido a desarrollar el lenguaje de manera apropiada. Nada más recuerda que, como dice la tatarabuela, “el sordo no oye, pero bien que compone”.

Con información de Hay Noticia el Deforma, pero de España, JOLINES.