Tu gato es un samurái y merece su propia armadura

Una armadura de guerrero, para un ronroneo de guerrero.

Es sabido que los gatos son uno de los asesinos más prolíficos y diestros de la Naturaleza. Tienen reflejos de acero, armas punzocortantes en sus extremidades y una fría indiferencia hacia la sangre. Dicho en otras palabras, los gatos son como un samurái. Por lo tanto, era más que natural que a alguien se le ocurriera vestir a los felinos con una armadura ad hoc.

 

Son los gatos samurái

Samurai Age es una compañía japonesa, ubicada en Fukuoka, Japón, que se dedica a hacer pequeñas y artesanales armaduras samurái. Sus trabajos están diseñados para engalanar botellas de sake y muñecas. Sin embargo, ahora también hacen armaduras para mascotas.

Hasta los Chihuahua se ven honorables con su propia armadura.

 

Cada pieza está hecha a mano con una espuma ligera de resina y poliuretano. La ligereza es importante, no tanto por la comodidad del animal, sino para tener la ventaja en batalla. Los músculos importan, pero la destreza importa más. Hay cuatro colores para escoger.

Bendito seas traductor de Google, que nos permites saber que “se admiten armadura Negro”.

 

Los precios oscilan entre los 14,040 yen (unos $2,300 pesos mexicanos) y 16,416 yen ($2,700 pesos) para la armadura dorada. La página no es peculiarmente amigable para los que no lean japonés, pero aún así se pueden hacer pedidos internacionales.

 

Solo el caballero y el paladín pueden equiparse con armaduras pesadas

Aunque las armaduras están pensadas para gatos y perros pequeños, también se pueden hacer trabajos personalizados para razas más grandes. Los precios, obviamente, varían si quieres equipar a tu Akita o a tu Shiba. A juzgar por el Chihuahua de arriba, perros no japoneses también pueden vestir este pieza de armadura.

 

 

 

Vía Kotaku