El oscuro origen del ‘pizzanucho’

El pizzanucho: Su creador, don Marrero, rompe el silencio y habla del origen de este platillo de Mérida, Yucatán.

La receta del pizzanucho, una combinación entre el panucho yucateco y la pizza, ha sido un secreto guardado por muchos años. Ahora José Luis Marrero Bermejo, su creador, rompe el silencio.

Algunos la comparan con la receta de la Coca-Cola o del pollo Kentucky, ya que José Luis Marrero Bermejo, simplemente conocido como don Marrero, no está dispuesto a compartirlo con cualquiera.

La receta ha cambiado con los años y actualmente existen múltiples variedades de pizzanucho.

Especial: Jamón, pavo y pierna

Súper: Jamón, pavo, pierna y chorizo de pavo

Tropical: Jamón, pavo y piña

Familiar: Jamón, pavo, pierna, chorizo de pavo y tocino

Imperial: Jamón, pavo, pierna, chorizo de pavo, tocino y salchichas

Valladolid: Pavo y cebolla en escabeche

(Fuente: Especial)

Dos secretos forman parte del éxito de los pizzanuchos: el pan y el queso.

“Mis primeras pizzas las hacía con pan de molde, pero pensé ‘estoy haciendo lo mismo que los otros’”.

Desde entonces decidió emplear pan hecho por él mismo. Mientras que el queso la aprendió a hacer en el rancho de una tía suya en Palizada, Campeche.

La fórmula ha sido tan exitosa que obviamente no tardó alguien más en plagiarla. Don Marrero señala que en la CDMX existe un lugar llamado Pizza-nucho, que copia la invención de su familia. Un caso clásico de “te presto la tarea, pero no la vayas a hacer igual”.

Es por ello que don Marrero intentó patentar el platillo. Primero con el nombre de ‘marrenucho’ y después ‘pizzapanucho’, pero ninguno pegó realmente.

Fuente: Especial

Afortunadamente las cosas se arreglaron cuando expuso su problema a las autoridades de derechos de autor, y así recuperó el legítimo nombre de ‘pizzanucho’. De hecho, a partir del 2004, el nombre está registrado ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Incluso don Marrero también ya posee el nombre de la ‘marrecola’, una bebida de jamaica con sabor a uva. Su amor por la preparación de antojitos viene de familia, sus padres, José Marrero Valencia y María Mariola Bermejo Pérez, se dedicaban a la venta de paletas, panuchos y caldo de pavo. Incluso las mesas y sillas metálicas de su establecimiento las heredó de ellos.

El creador de los pizzanuchos dice que le “encantaría ver ‘pizzanuchos’ por otros lados. Hasta fuera de Mérida, por muchos lados”. Además, está dispuesto a proporcionar los insumos para quien quiera abrir una sucursal.

“Lo que pasa es que yo elaboro la salsa, la pierna, y tengo mi horno, que por cierto también me han dicho que lo debería patentar”.

Lo que no está quiere hacer es compartir el secreto de la receta.

“Me preguntan que si les enseñaré a hacer el ‘pizzanucho’, entonces les digo que no”.

Vía Diario de Yucatán