¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Estas paletas heladas tan antojables están hechas con agua contaminada

¿Se te antoja una paletita de hielo artesanal hecha con deliciosa agua contaminada?

Las paletas de hielo siempre tiran el paro en épocas de calor pero, ¿qué pasaría si las hacen con agua contaminada, como la que hay en Taiwan?

Pollsted Water Popsicles es un proyecto hecho por Hung I-chen, Guo Yi-hui, y Cheng Yu-ti, tres estudiantes de la Universidad Nacional de las Artes de Taiwan, que recolectaron agua contaminada de 100 localidades de Taiwán, y las convirtieron en paletas de hielo como las que se venden en las peleterías más refrescantes en épocas de calor.

La forma en la que realizaron estas Pollsted Water Popsicles fue congelando primero las muestras de aguas residuales recogidas y luego preservando sus creaciones en resina de poliéster, lo que hace que tengan la apariencia de una antojaba y fresca paleta helada.

Estas paletas se ven antojables de primera vista, y tienen algunos detallitos que hasta las hacen parecer artesanales y gourmet, pero la sorpresa es otra, cuando al ponerles atención, te das cuenta que esos ingredientes extras son trozos de basura contenida dentro de cada molde, como cachos de plástico, tapas de botellas y envolturas que había dentro de las aguas turbias que recolectaron para las paletas.

El equipo decidió mostrar la contaminación que encontraron en forma de paleta porque son translúcidas y porque normalmente parecen atractivos a primera vista pero, después de saber lo que contienen, ¿todavía quisieras comerlos?.

Las Pollsted Water Popsicles son una colección de 100 piezas que además de las paletas artesanales con su cacho de basura y pizca de contaminación, tienen también una envoltura diseñada para cada muestra de agua con las especificaciones del lugar de donde fue tomada cada una.

Este proyecto ha llamado tanto la atención que fue nominado para el Young Pin Design Award y presentados en la Nueva Generación de la Exposición de Diseño en mes de mayo en el World Trade Center de Taipei.

En una entrevista, sus creadores dijeron que este impactante proyecto tiene como objetivo difundir la conciencia sobre la contaminación del agua y su profundo efecto sobre la población mundial.

Si quieres ver más de las obras no comestibles diseñadas creativamente, checa el Facebook oficial del proyecto

[Vía: qz.com]