Padres son más felices cuando sus hijos dejan de vivir con ellos, revela estudio científico

Ya salió el peine.

Todos sufrimos por hacer un poco más felices a nuestros padres, pero la ciencia ya llegó para darnos bien la respuesta a esto y, aunque parecía algo muy complejo, resulta que no lo es: lo único que tienes que hacer es salirte de su casa y rascarte con tus propias uñitas.

Esto lo sabemos gracias a una investigación hecha por la Universidad de Hidelber, ubicada en Alemania. En este estudio, los científicos se dedicaron a buscar en qué tipo de adultos se encontraba el mayor índice de insatisfacción y depresión.

Los resultados arrojaron que aquellas personas, mayores de 50 años, presentan menor insatisfacción, infelicidad y depresión cuando sus hijos e hijas son independientes de ellos. ¿Esto qué quiere decir en palabras simples? Pues que se la pasan bomba cuando no tienen que cuidar chamacos de más de 30 años.

Claro, esto tiene que ver con el hecho de que conforme pasa la edad, los adultos requieren dejar de ser padres para volver a ser… bueno, personas como tú o como tus amigotes que siguen sin poder lavar sus calzones por su propia cuenta.

Además, el estudio encontró que los vínculos sociales estables son la base para una vejez con menor depresión y una mayor satisfacción. Esto implica cualquier tipo de relación, ya sea entre gente de su edad, hijos, nietos, etcétera.

Para que un vínculo se considere estable, no debe de alterar a la persona en cuestión y, como el estudio lo demostró, aquellos que que aún tienen a sus bebotes viviendo bajo el mismo techo no tienen, precisamente, un vínculo estable con sus vástagos.

Ahora ya lo sabes. La respuesta es simple: ráscate con tus propias uñas y deja a tus papás en paz para que puedan ser felices durante su vejez. Es difícil, pero ellos lo valen, ¿no?

Con información de ActitudFem.