¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Padre que perdió a su hijo escribió 10 reglas que todo papá debe seguir

Hay cosas que un padre siempre debería tener en cuenta

Richard Pringle era un orgulloso padre que, desgraciadamente, vio morir a su hijo Hughie, de tres años, debido a una hemorragia cerebral causada por una condición con la que el niño nació.

No hay palabra en el español para nombrar a aquel que perdió a su hijo. Si una persona pierde a su padre es “huérfana” pero si alguien pierde a un hijo no hay manera de decirlo, a veces se usa la expresión “huérfano de hijos” pero es un préstamo poético, tal vez la razón de no poder decirlo es lo horrible que esta situación, tan terrible que es innombrable.

A un año de la muerte de su hijo, Richard compartió en Facebook un estado en el que escribió las “10 cosas más importantes que aprendió desde que perdió a su hijo”:

1. Nunca puedes besar ni amar demasiado.

 

2. Siempre tendrás tiempo. Deja de hacer lo que estás haciendo y ve a jugar con tu hijo aunque sea por un minuto. Nada es tan importante que no pueda esperar.

 

3. Toma la mayor cantidad de fotos y graba todos los videos posibles. Un día puede que sea el único que tengas.

(Ten cuidado de no tirarle la cámara o el teléfono encima).

 

4. No gastes dinero, gasta tiempo. ¿Crees que importa cuánto gastes? Pues no. Lo que importa es lo que haces: saltar en charcos, salir a caminar, nadar en el mar, acampar y divertirse… Es lo único que ellos quieren. No me acuerdo de lo que le compré a Hughie, pero sí de lo que hicimos.

 

5. Canten. Canten canciones juntos. Mis recuerdos favoritos de Huguie son con él sobre mis hombres o dentro del auto cantando nuestras canciones favoritas. Los recuerdos se construyen con música.

 

6. Valora los momentos simples: de noche, al momento de acostarse, cuando le cuentas historias, cenan juntos, domingos de flojera. Valora los momentos simples, son los que más extrañamos. No dejes que se vayan como si nada.

 

7. Siempre dale un beso de despedida a quienes quieres, y si se te olvida, regrésate a dárselo. Nunca sabes si será tu última oportunidad.

 

8. Haz divertidas las cosas aburridas: ir a comprar viajes en auto; caminatas a la esquina. Sé ridículo, haz bromas, ríete, disfrútate a ti mismo. Solo son tareas si te las propones así. La vida es muy corta como para no divertirse.

 

9. Lleva un diario, anota todas las cosas que haga tu pequeño. Las divertidas y las tiernas, nosotros empezamos luego de que murió Hughie. Queremos recordarlo todo, y lo hacemos con sus hermanos también. Tendrás estos recuerdos para siempre y una vez que seas viejo, podrás disfrutarlos.

 

10. Si tienes a tus hijos contigo para despedirte en las noches, para desayunar con ellos, para llevarlos al colegio, a la universidad, para verlos casarse, entonces estás bendecido: nunca lo olvides.