Basta, Eugenio Derbez, hace mucho dejaste de ser gracioso

¿Se lo dices tú o se lo digo yo?

Sí, Eugenio Derbez es uno de los “humoristas” y “comediantes” más populares y longevos de nuestro país; hizo La Familia P. Luce y el doblaje del Burro de Shrek, pero ya es momento de aceptar que su momento pasó y debe parar de intentarlo.

Eugenio no solo se la ha pasado intentando hacer que pegue su carrera en Estados Unidos, también se la ha pasado reviviendo proyectos viejos y tratando de que sus papeles en el doblaje no se acaben.

Y no malentiendas, claro que alguna vez disfrutamos de Eugenio Derbez y sus shows. El Chef Pepe Roni y el Longe Moco son tal vez de los personajes más icónicos de la televisión, como también lo fueron Aarón Abasolo o el Diablito… pero eso ya es harina de otro costal, uno que se quedó en el tiempo hace 15 o 20 años.

Pareciera que el mismo Derbez ha intentado deshacerse de eso, sobre todo cambiando de aires y llegando a Estados Unidos con películas propias o con papeles en producciones junto a actores de gran renombre, aunque igual de quemados que él (sí, estamos hablando de Adam Sandler).

Sin embargo, la memoria es fuerte y, en cada momento, no podemos dejar de verlo recurrir a la misma fórmula gastada, que en algún momento funcionó, en cualquier otra cosa que haga.

No será ninguna sorpresa verlo, ahora, en la nueva película de Dora la Exploradora recurriendo a esos chistes e improvisaciones vacías, que podemos ver cada día en un video de XHDRBZ o en los viejos programas de Derbez En Cuando.

Las mismas que pasan como malas actuaciones y momentos sobreactuados que en Jim Carrey van bien, pero en casi nadie más acaban en buenos resultados.

Por otro lado, es momento también de entender que su comedia siempre ha resultado ser la forma más simplona de hacerla, repleta de chistes sosos, apelando a cosas tan burdas y tan ridículas como las que te vamos a poner aquí mismo para que no digas que son inventos:

Machismo:

Clasismo:

Homofobia:

Clasismo otra vez:

Racismo:

Todo eso y un sinfín de actos discriminatorios marcadísimos, como el que realizó contra Sammy Pérez y Miguel Luis, en donde por años, abusando de sus condiciones y facultades mentales, los ridiculizó en cadena nacional.

Sí, seguramente les pagaba, y les pagaba bien, pero eso no lo exime de haber hecho, a lo largo de su vida, pura comedia a costa de personas que no tienen ni las mismas oportunidades ni las mismas capacidades para sobresalir en la vida como él, que tuvo todo gracias al trabajo de su madre, en primer lugar.

Durante años, Derbez ha sido un referente de la comedia mexicana, que sigue siendo como es gracias a él, que dejó un precedente sumamente fuerte que, además, se refuerza cada que su carota tiene éxito en México o en el mundo, a pesar de que lo que siga entregando tenga dudosa calidad.

Te agradezco por habernos hecho reír cuando teníamos ocho años y, por supuesto, nunca olvidaré que El Burro de Shrek es parte importante de la vida y el universo, pero ya basta, Eugenio, hace mucho dejaste de ser gracioso.