Extremistas cristianos no pueden protestar sin este cosplayer de por medio

Cada año se celebra en Altanta, Estados Unidos, la Dragon Con, una convención que reúne a fanáticos de la fantasía, la ciencia ficción, los cómics y hasta a los fanáticos religiosos. Claro, esos últimos asisten afuera de la sala de convenciones solo para recordarle a los primeros grupos que se irán al infierno, porque el diablo está en la imaginación.

 

Jacob Kevinsson es un cosplayer que desde 2014 se ha vestido como Heimskr, un sacerdote en el videojuego de rol Skyrim, para atender a la Dragon Con. Sin embargo, como buen cosplayer que es, este hombre entra completamente en su rol de sacerdote predicador de la fe de Talos. Asumiendo su investidura sacra, Kevinsson se une a las hordas de cristianos fundamentalistas protestando con sus altavoces y carteles contra los geeks.

 

Por supuesto que Kevinsson no se para ahí a gritarle a sus compañeros ñoños que acepten la palabra de Cristo en sus corazones, realmente está ahí para recordarnos que Talos es el dios de los hombres y no de los elfos (esos sucios elfos…).

Jaocb Kevinsson quiere recordarnos que Talos odia a los elfos.

 

Su cartel, “Talos odia a los elfos”, es una clara mofa y parodia de los infames carteles de los fanáticos de la Iglesia Bautista de Westboro, un grupo conocido por su discurso de odio contra personas LGBT, católicos, judíos, musulmanes y otros cristianos, políticos, militares, etc… En fin, gente divina que gusta de acosar a los dolientes si su difunto perteneció a alguno de esos grupos.

 

Pero claro, vestido de un personaje ficticio y recitando las líneas de su personaje virtual, Kevinsson no hace más que burlarse y ridiculizar las altruistas labores predicadoras de los religiosos.

 

 

 

Vía Kotaku