¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Crean medicamento que podría “derretir” la grasa en las arterias

Esto suena como el sueño de todo fan del taco al que su doctor y su pareja ya le dijeron que le tiene que bajar porque su corazón podría no...

Esto suena como el sueño de todo fan del taco al que su doctor y su pareja ya le dijeron que le tiene que bajar porque su corazón podría no aguantarlo.

De acuerdo con un artículo publicado por la Universidad de Aberdeen, una nueva droga que sigue siendo probada para tratar cáncer de mama y diabetes, mostró que es capaz de “derretir” la grasa dentro de las arterías que amenazan con provocar paros cardíacos y ataques fulminantes al corazón.

Investigadores de la Universidad de Aberdeen ya probaron con ratones de laboratorio que una dosis de esta medicina (Trodusquemine) básicamente quitó los efectos de una enfermedad cardíaca en uno de los ratoncillos: aterosclerosis, una enfermedad provocada por la acumulación de grasa en las arterias.

En unas pruebas pre-clínicas, ratones con ateoscleorosis inducido (diseñado para que mimeticen lo que le pasa a los humanos), tuvieron mucho menos placas grasas en sus arterias tanto si tenían dosis constantes de Trodusquemine o una dosis simple.

Esta medicina experimental funciona deteniendo una enzima llamada PTP1B (sí, ya nos pusimos pesado, pero en nuestra defensa, estás en la sección de Geekipedia). Esta enzima normalmente aumenta en cantidad cuando alguien es obeso, padece diabetes, y cuando sufre de condiciones que involucran inflamación prolongada, tal como sucede cuando tienes sepsis, por decir algunos casos.

Los investigadores encontraron que también estimula la acción de una proteina (AMPK), que mimetiza efectivamente el ejercicio y disminuye la inflamación crónica.

La profesora Mirela Delibegovich explicó:

Conforme envejeces comienzas a acumular estas grasas en tus arterias. Es un problema muy grande para la gente que tiene sobrepeso o problemas cardiovasculares.

Este medicamento ha sido efectivo contra diabetes y cáncer de mama. Pero esta es la primera vez que muestra tener beneficios de largo plazo para el sistema cardiovascular.