Alguien logró abrir el cofre imposible de abrir de Breath of the Wild

Niñas y niños, ustedes no lo intenten en casa.

Para el tormento de los más obsesivo-compulsivos de ustedes, hay un glitch en The Legend of Zelda: Breath of the Wild que impide que se abra un cofre. Así es, no importa que hayas encontrado hasta las 900 semillas Korok, siempre existirá ese cofre inaccesible.

 

(Casi) Nunca digas nunca

Al sudeste de Hyrule, hay un cofre enterrado entre Aris Beach y Clarnet Coast. Normalmente, Link puede usar su habilidad de magnesis para desenterrar tesoros, pero en el caso de este en particular, la habilidad no funciona. Dado que nadie había podido acceder a sus misterios, fue unánimemente considerado como un bug por los fans.

 

Sin embargo, no hay bug que venza la voluntad férrea de los más apasionados. Sobre todo no hay bug que pueda contra el hackeo y la emulación. El youtuber Leonardo Ramallo modificó un archivo de guardado del juego para caminar bajo el agua, lo corrió en un emulador y, aprovechando un preciso clipeo, pudo abrir el más grande misterio de todos. ¿Cuál fue su recompensa?

Un ópalo. Así es, solo un ópalo.

 

Aunque si lo piensan, menos mal que sea algo insignificante. ¿Se imaginan la furia que se encendería si fuera un tesoro absolutamente único y pateatraseros?

 

 

 

Vía Eurogamer