United Airlines baja a una pareja de novios del avión y les impide llegar a su propia boda

United Airlines lo volvió a hacer. Esta vez sacó a una pareja de novios del avión por, según ellos, quererse mover a una fila de asientos que no correspondía a la clase...

United Airlines lo volvió a hacer. Esta vez sacó a una pareja de novios del avión por, según ellos, quererse mover a una fila de asientos que no correspondía a la clase por la cual habían pagado, y por no seguir las instrucciones del personal de vuelo.

Michael Hohl y su novia, Amber Maxwell estaban a punto de volar en el vuelo 1737 que iba de Houston a Costa Rica para llegar a su boda. Lo extraño es que cuando entraron al avión y buscaron sus asientos, se dieron cuenta que había una persona acostada ocupándolos. Como el avión no estaba lleno y había lugares vacíos en las filas de adelante, se les hizo buena idea no despertar al dormilón y cambiarse a uno de esos asientos, pero el equipo de la aerolínea no lo vio tan bien.

Michael y Amber, los novios que no pudieron llegar a su boda

En un comunicado, United Airlines declaró que:

La pareja intentó repetidamente sentarse en asientos más caros por los que no habían pagado y no siguió las instrucciones de regresar a sus asientos asignados que había dado la tripulación.
Nuestro personal les pidió que abandonaran el avión y obedecieron.

Según la pareja, un alguacil federal los acompañó para que abandonaran el avión antes del despegue en Houston, Texas. United negó esta versión el domingo y dijo en un comunicado que ningún oficial ni otras autoridades estuvieron involucradas.


En una entrevista con el noticiero de KHOU, Michael aclaró que nunca intentaron moverse de asiento ni pasarse a una sección que no les correspondía. Lo hicieron porque había varios asientos vacíos y lo más sensato era ocuparlos para no molestar a nadie, pero al final ellos fueron los que resultaron perjudicados. Incluso ofrecieron pagar la diferencia para poder ocupar los asientos y así llegar a tiempo a su propia boda en Costa Rica, pero la tripulación de vuelo rechazó su solicitud, pues según United los asientos que querían ocupar no eran “económico,” sino “económico plus.”
Se movieron de la fila 24 a la 21, que sigue siendo de la misma sección.

Hohl le dijo a KHOU:


Simplemente estábamos en una fila en la sección económica a unas pocas filas de nuestro asiento en la misma sección.

Esta es la distrubución del avión de United

Con estas acciones hacia sus clientes y la controversia que han creado en las últimas semanas, United se está echando la soga al cuello. Aunque un portavoz de la compañía dijo que la aerolínea ofreció a la pareja una estadía con descuento en un hotel por la noche y los reubicó en un avión la mañana del domingo, eso no quita el mal sabor de boca y la idea de varios clientes de reconsiderar volar con ellos.