Trolleada epica a los secuestradores de su hija

De un día para otro, los falsos secuestradores y las extorsiones telefónicas se convirtieron en el pan de cada día de algunos vagales que no hacen nada productivo con su...

De un día para otro, los falsos secuestradores y las extorsiones telefónicas se convirtieron en el pan de cada día de algunos vagales que no hacen nada productivo con su tiempo, más que buscar la forma fácil de hacerse ricos a costa de algunos otros, y generalmente, eligen a personas muy inocentes para sus fechorías, y ponen cualquier escenario con algunos detalles que pueden coincidir con la vida de cualquier persona para que caigan redonditos y consumidos por el temor, terminen dándoles lo que piden, sin saber con certeza si es real o no lo que les comunican.

Hay un dicho que dice que el valiente vive hasta que el cobarde quiere, y en este caso sería el listillo vive hasta que el pendejo quiere, porque para que estos casos de extorsión y fraude funcionen, alguien tiene que creer en ellos y darles seguimiento, de lo contrario se desvanecerían en unos cuantos minutos.

Seguramente ya te ha tocado que de repente suena tu teléfono y al contestar, es tu hijo o hija llorando desconsoladamente porque la tienen secuestrada y necesita que la ayudes y pagues a los maleantes para que pueda tener de nuevo su libertad, o de lo contrario, la van a matar ? ? ??
Suponiendo que si tienes hijos y que ya andan solos por la calle y que podrían levantarlos en cualquier momento para secuestrarlos y hacerles daño, podrías asustarte y caer en la trampa, dándole tus datos o aceptando entregar dinero para salvar la vida de tu retoño, pero… ¿qué pasa si en realidad no tienes hijos y esa llamada solo es un intento de unos extorsionadores para hacer su agosto contigo?

¡Fácil! Aplicas la misma que aplicó Annie, que aceptó la llamada y cuando se dio cuenta que era su hija Diana pidiendo ayuda para que los secuestradores no la maten a menos que les de el dinero que piden, supo como reaccionar de la mejor manera.

Los secuestradores le dijeron que tenía que mandar dinero lo más pronto posible o le mataban a su Diana, ella le recordó a su hija que no cobraba hasta el día 28, y como todavía no llegaba, no podía hacer mucho. El secuestrador, de buen corazón, sabía que eran personas de bajos recursos y le pidió que le diera la cantidad que tuviera disponible en ese momento para poder liberarla, o de lo contrario, le cortaría un dedo, y después la mataría.

http://giphy.com/gifs/laff-tv-halloween-prank-l2JhHgNyDtKiY36es

Lo mejor de esta llamada viene al final, cuando ahogada en llanto, la mamá de Diana ya no sabe qué hacer, a lo que la hija asustada, le dice “Ya cálmate mamá, o quieres que me maten?”, pregunta muy tarada, a lo que la mamá responde:
“No mijita, cómo preguntas pendejadas, ¿cómo voy a querer que te maten?” y ya después de un hondo respiro para recuperar la tranquilidad, ella vuelve en si con una pregunta nada tarada: “Oye Diana… ¿A qué hora te tuve?”…

https://www.facebook.com/BetoSierraOfficial/videos/1703118156368213/

Si tus papás, tus abuelitos, tías, primos o alguien cercano a ti han caído en estas tretas, no estaría nada mal que les enseñaras este video, por si no estaban enterados que través de los años hemos escuchado un sin fin de historias sobre extorsiones, abusos de confianza y personas cayendo en mentiras que generalmente terminan siendo un fraude. Hay personas a las que se les hace fácil ganar dinero a costa de la inocencia, el desconocimiento y el temor de los demás, y en nuestro país eso ya no es noticia, así que nos queda a nosotros no caer tan fácilmente en cosas así y ser más como Annie, inteligente, divertida, chingona y trolleadora con los que lo merecen