Una súper gonorrea resistente a antibióticos está emergiendo (gracias al sexo oral), advierte la OMS

Malas noticias: la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la aparición de tres casos incurables de gonorrea. Peor noticia: está atribuyendo (parcialmente) la creciente resistencia de esta infección de...

Malas noticias: la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la aparición de tres casos incurables de gonorrea. Peor noticia: está atribuyendo (parcialmente) la creciente resistencia de esta infección de transmisión sexual a la práctica del sexo oral. ¡Pum! ¿Y ahora? ¿Ya nos morimos y lo prendemos todo en fuego?

 

El peor enemigo está en uno mismo

No, no entremos en pánico ni tirémosnos a la desgracia, pero el panorama no es particularmente optimista, según los expertos. Anualmente unas 78 millones de personas contraen gonorrea en el mundo. Aunque el número de nuevas infecciones ha bajado (hace dos años se infectaron unas 105 millones), la Neisseria gonorrhoea (el bacteria que causa la gonorrea) se está convirtiendo en una superbacteria cada vez más difícil de tratar (o de plano, imposible).

 

Los tres casos de gonorrea intratable se registraron uno en Japón, otro en Francia y el último en España. La datos que la OMS recopiló vienen principalmente de países primermundistas (con mejores servicios médicos y educación sexual que los tercermundistas), por lo que estos casos podrían ser la punta del iceberg de un problema más severo y global.

 

Actualmente estamos en una crisis sanitaria: el auge de las superbacterias, bichos resistentes a nuestros tratamientos existentes. En parte, este problema se agravó por el uso indiscriminado (abuso y automedicación) e incorrecto (tratamientos truncos) de antibióticos. El uso masivo de antibióticos en la industria ganadera también contribuyó enormemente a la creciente resistencia. Pero, ¿qué tiene que ver el dulce –o saladito– sexo oral con todo esto?

 

Gonorrea en tu boca

La gonorrea puede alojarse en los genitales, el recto y la garganta. Si la bacteria se encuentra en la garganta, puede empezar a desarrollar resistencias si recibe antibióticos administrados para atacar infecciones menores de la garganta. En palabras de la Dra. Theodora Wi, de la OMS:

Cuando usas antibióticos para tratar problemas como una infección de garganta típica, estos se mezclan con la especie Neisseria [el grupo de bacterias al que pertenece la de la gonorrea], y esto resulta en el desarrollo de resistencia.

 

La OMS ya está sugiriendo a los médicos revaluar los tratamientos para tratar la gonorrea, además de acelerar la investigación de nuevos tratamientos.

 

¿Cuál es la moraleja de la historia? No se automediquen, no interrumpan sus tratamientos de antibióticos, háganse estudios periódicamente y siempre, siempre usen condón.

 

 

 

Vía BBC, CBC News