Sophia, el primer robot humanoide ciudadano en el mundo

¡El destino nos alcanzó! La era en que los robots son ciudadanos ha llegado. El futuro se llama Sophia Durante el foro Future Investment Initiative, a un robot de nombre Sophia...

¡El destino nos alcanzó! La era en que los robots son ciudadanos ha llegado.

El futuro se llama Sophia

Durante el foro Future Investment Initiative, a un robot de nombre Sophia se le concedió la ciudadanía de un país, marcando un parteaguas en la historia de la humanidad. 

Este robot fue creado por la compañía Hanson Robotics en 2016. Cuenta 62 expresiones faciales que le permiten transmitir mejor lo que dice y sus ojos tienen cámaras con las que reconoce a sus interlocutores gracias a un sistema de reconocimiento de rostros.

Además, tiene personalidad propia, pues cuenta con un software de inteligencia artificial que le permite aprender y adquirir experiencia.

Un robot fuera de serie

Como Sophia tiene una tecnología muy avanzada, pudo participar en el foro Future Investment Initiative, donde el reino de Arabia Saudita le otorgó la ciudadanía.

En este foro había participantes de la talla Nicolas Sarkozy, ex presidente de Francia, y de la directora del Banco Mundial, Christine Lagarde. 

Durante su participación, sostuvo un breve debate con el presentador del evento, donde expuso los beneficios y riesgos que representa tener robots con sus características.

Pero no todos están muy contentos con el hecho de que este robot haya obtenido la ciudadanía de Arabia. 

En la redes sociales se ha desatado una enorme discusión, ya que mientras unos están emocionados por lo que Sophia representa, otros más expresaron que es absurdo que un robot tenga más derechos que las población femenina de ese país.

Al término del foro, Sophia agradeció que le hayan otorgado la ciudadanía de esta nación de medio oriente y dijo que su misión es ayudar a que la humanidad viva mejor y feliz.

“Estoy muy honrada y orgullosa por esta distinción. Es histórico ser la primera robot reconocida como ciudadana”.

¡A ver si al rato no le ponen burka!

Vía: 24 Horas