Esta serpiente y “su sorpresita” se escondían bajo sus pies

¿Hay algo mejor que una bendición? Sí, dos bendiciones como las que verán a continuación. Una familia notó algo… particular en el patio de su casa, así que las autoridades...

¿Hay algo mejor que una bendición? Sí, dos bendiciones como las que verán a continuación.

Una familia notó algo… particular en el patio de su casa, así que las autoridades pertinentes acudieron a sacar a martillazos a una bella serpiente grandota grandota.

Pero no se vayan a indignar (demasiado), los martillos solo fueron usados para romper el pavimento bajo el cual se escondía el gordo reptil. En nuestra opinión, estos brigadistas pudieron haber tratado con más delicadeza a la pobre serpiente, y luego ofrecerle disculpas por molestarla y darse en humilde tributo para alimentarla, pero bueno… por algo aún no somos presidentes del mundo.

Sea como sea, cuando la serpiente ya había sido asegurada y era transportada en una camioneta hacia –nos gustaría pensar– la vida silvestre y/o un rancho para serpientes guapas, el reptil decidió “bendecir” a sus captores con una sorpresilla.

Cuando las serpientes se sienten en peligro, suelen regurgitar su alimento para poder huir con mayor velocidad. Aunque en este caso en particular nos gustaría pensar que la serpiente le estaba “diciendo de cosas” a sus captores, mandándoles un claro mensaje sobre lo que pensaba de ellos.