Roban PS4 a niños con cáncer

Robar es robar, pero se pasaron estos HIJOSDESU...

El mundo es un lugar (muy) mezquino y (muy) cruel.

El pasado fin de semana una consola PS4 fue robada del pabellón de oncología infantil del Hospital de Wellington, en Nueva Zelanda. La consola servía como distracción y entretenimiento para los niños durante sus quimioterapias. Esto es una manera formal de decir que la PS4 era un pequeño descanso de SER UN NIÑO CON CÁNCER RECIBIENDO QUIMIOTERAPIA.

 

La consola se encontraba atornillada sobre una mesa, pero eso no evitó que los ladrones hicieran honor a sus nombres: ¡ladrones! Claro, si el hecho de que la PS4 era utilizada por los pequeños pacientes no evitó el hurto, ¿qué son unos cuantos tornillitos? No son nada para los hombres sin amor ni justicia en su corazón.

Este es el vacío que dejó la PS4 robada.

 

Con la cantidad de visitantes y pacientes que van y vienen diariamente por las salas del Hospital Wellington, es difícil que pueda encontrarse a los culpables y ejecutar una fría y sanguinaria venganza recuperar la fuente de diversión robada.

 

Mientras tanto, la familia de uno de los jóvenes pacientes inició una campaña para costear una nueva consola para el pabellón de oncología infantil, y, como era de esperarse, el apoyo emocional, económico y en especie ha llovido.

 

Felicidades mundo, no estás tan para la basura.