Joven reportera de televisión muere por exceso de trabajo

Una reportera de la cadena de televisión pública japonesa NHK, murió tras someterse a intensas jornadas de trabajo que sumaron 159 horas extra. Reportera hasta la muerte Miwa Sado, de...

Una reportera de la cadena de televisión pública japonesa NHK, murió tras someterse a intensas jornadas de trabajo que sumaron 159 horas extra.

Reportera hasta la muerte

Miwa Sado, de 31 años, era una corresponsal política en la cadena NHK.

Lamentablemente, Sado falleció en julio de 2013 después de laborar 159 horas extras cubriendo las elecciones nacionales del Parlamento y solo tomarse dos días de asueto en el mes que falleció, según reveló un compañero de trabajo.

Masahiko Yamauchi, un ejecutivo de NHK, declaró que la noticia de la muerte de la joven no salió a la luz pública por respeto a su familia.

“Su muerte refleja un problema para nuestra organización, incluyendo el sistema laboral y la forma en que se cubren las elecciones,” declaró el ejecutivo de la cadena a través del diario The Guardian.

Otro motivo por el que no se dio a conocer el fallecimiento de la chica hasta ahora, fue que la Oficina Laboral de Tokio debía clasificarlo como un caso más karoshi (muerte por exceso de trabajo) antes de enterar a los medios de comunicación.

Por su parte, la familia de la reportera declaró que emprenderá acciones para que casos similares al de Miwa no se repitan.

Así mismo, los padres de la infortunada periodista expresaron a NHK que “aún hoy, cuatro años después, no pueden aceptar la muerte de su hija como una realidad”.

“Esperamos que el sufrimiento de nuestra familia no se desperdicie,” dijeron los padres de Miwa.

Este nuevo caso de karoshi se liga al de Matsuri Takahashi, una agente de publicidad de 24 años de edad que cometió suicidio en 2015 debido al estrés que le provocaba el exceso de trabajo al que la sometían en la agencia para la que trabajaba.

Japoneses workaholics

En el año 2016, más de 2 mil nipones cometieron suicidio o sufrieron infartos debido al gran estrés que les ocasiona la fuerte carga de trabajo.

De acuerdo a una encuesta que se llevó a cabo de diciembre de 2015 a enero de 2016, un importante porcentaje de empresas en Japón admitieron que un alto porcentaje de sus empleados trabajaban más de 80 horas extra al mes.

Otro factor importante en la forma en la que los nipones extienden sus jornadas laborales hasta sumar cantidades alarmantes de horas extra, es que los trabajadores japoneses no toman adecuadamente sus vacaciones, pues solo hacen uso de ocho días al año para descansar, siendo que, según las leyes laborales vigentes en Japón, les corresponde el doble de días de descanso cada año.

Vía: Infobae