FARSA: No hay un restaurante caníbal en Tokio (Actualizada)

Actualización: todo se derrumbó, algunos lloraron, otros rieron, pero ulteriormente reproducimos una cierta información tal cual la encontramos en otros medios y todo resultó falso. Les pedimos una disculpa y...

Actualización: todo se derrumbó, algunos lloraron, otros rieron, pero ulteriormente reproducimos una cierta información tal cual la encontramos en otros medios y todo resultó falso. Les pedimos una disculpa y les aseguramos que avanzaremos en nuestras clases de japonés para que nunca más le volvamos a enjaretar restaurantes caníbales a Japón (Resu Ototo [sic] No Shokuryohin, el supuesto nombre del restaurante, significa “Productos alimenticios del hermano menor Res” y no lo que se había dicho).

A continuación la nota según se había “informado” originalmente:

Según su nivel de misantropía esta noticia les podría parecer un asco de la opulencia o un deleite sustentable… o simplemente malviajarlos bien denso (suponiendo que no sea una noticia falsa a la que todos los medios nos subimos porque #morbo).

Alejado del centro de Tokio, abrió el Resu Ototo No Shokuryohin (que más o menos se traduce como Pequeño hermano comestible, aunque hermano menor se escribe “otouto” y no “ototo”), el primer restaurante que sirve carne humana legal en Japón. Porque sí, desde el 2014 es legal en el país del Sol Naciente la venta y preparación de la carne humana (bajo rigurosas condiciones sanitarias… y esperamos que éticas también).

Un platillo de filete de los sueños y esperanzas de un pobre occiso ronda los 26 mil pesos, que –como todo lujo ostentoso– hay personas que están dispuestas a pagar. Uno de los primeros clientes occidentales fue un hombre argentino que describió el sabor de la carne humana como parecida a la del cerdo, aunque de textura un tanto más dura. Aunque ¿claro?, la textura varía de lugar en lugar, siendo los glúteos la carne más tierna, declaró el despilfarrador comensal.

¿De dónde sale la carne?

Los voluntarios interesados pueden vender su cuerpo al restaurante por hasta 30 mil euros (664 mil pesos, aproximadamente). El plato fuerte debe morir de causas naturales, llevar un tratamiento médico para atrasar el deterioro de su carne y una vez fallecido su familia recibirá el dinero.

Bon Appétit!

 

Vía Radio Formula