Así reacciona un panda rojo cuando la vida lo sorprende

Aceptémoslo, si hay un animal que a todos causa ternura y nadie puede negarse a hacer “¡aaaawww!” son los pandas. Si los pandas nos causan esta sensación, entonces tenemos que...

Aceptémoslo, si hay un animal que a todos causa ternura y nadie puede negarse a hacer “¡aaaawww!” son los pandas.


Si los pandas nos causan esta sensación, entonces tenemos que hablar de sus primos más colorados y también tiernos: los pandas rojos.
Comparado con el panda que todos ubicamos, ese oso gigante color blanco con negro, el panda rojo suele ser del tamaño de un gato doméstico, pero con una cola grande y espesa que le añade 46 centímetros más a su cuerpo. Esta coloca le sirve de calentador, pues la usa como manta para arroparse en las frías cumbres de las montañas.


El panda rojo se encuentra en las montañas de Nepal y del norte de Birmania, así como en las regiones centrales de China y normalmente habita en las selvas de gran altitud, al igual que el panda gigante. Los investigadores no saben ciertamente como clasificarlo, pues se le ha considerado pariente del panda gigante, aunque también del mapache, con quien comparte su cola anillada, tal vez por eso en la actualidad, se les ha clasificado como miembros de su propia familia (Ailuridae).


Ahora que sabes un poco acerca de los pandas rojos, tienes que ver a este hermoso y divertido ejemplar que se está haciendo viral en las últimas horas por la reacción que tuvo al salir a la libertad.
Este video fue tomado en un zoológico de Japón, y lo divertido en él es ver cómo el panda rojo, instantes después de salir hacia la luz a tomar el fresco, se detiene y se levanta en dos patas, en una actitud como si estuviera sacado de onda, o armándola de pedo. 

Después de muchas repeticiones del video y de analizar a profundidad por qué este pequeño y peludo animalito se detiene en seco y decide ponerse al tiro, pudimos ver que, lo que lo puso en estado de alerta, pudo haber sido un diminuto insecto que estaba en una parte inferior de la roca.

Decimos estaba porque si te das cuenta después de la segunda levantada, su pata toca la roca y parece que aplasta algo, pues se ve como una parte de la piedra se humedece.
Mientras descubrimos la verdad de este divertido momento, podemos ver una y otra y otra vez este video e identificarnos con el pandita, que nos representa muchísimo en esos momentos de la vida donde salimos a la calle a empezar el día con toda la actitud y de repente sin que te lo esperes, algo sucede y sólo te queda ponerte vergas y pensar “¿qué pedo, qué pedo, qué pedo? Yo no fui, si yo estaba aquí tranquilo sin hacer nada, ¡aguanten!”

https://www.youtube.com/watch?v=gGSlhy1wtag

Vía: National Geographic