Netflix anuncia una precuela de la obra maestra de Jim Henson, The Dark Crystal

Netflix hará mancuerna con Jim Henson’s Creature Shop para crear una precuela de The Dark Crystal de 1982, una sombría épica fantástica protagonizada por “muppets”. La serie será titulada The...

Netflix hará mancuerna con Jim Henson’s Creature Shop para crear una precuela de The Dark Crystal de 1982, una sombría épica fantástica protagonizada por “muppets”. La serie será titulada The Dark Crystal: Age of Resistance (Era de la Resistencia).

 

Demasiado oscura para los niños

The Dark Crystal, que llegó a México como el Cristal Encantado, no fue peculiarmente bien recibida en taquilla en su momento. Sin embargo, como buena obra maestra incomprendida en su tiempo, se ha convertido en una película de culto. La historia sigue la travesía de Jen, el aparentemente último sobreviviente de su raza, los Gelflings. Jen es encomendado para cumplir una profecía que regresará a su mundo, el planeta Thra, a un estado de paz y armonía, inexistente por el domino de la perversa raza de los Skeksis.

 

Age of Resistance se desarrollará muchos años antes de los eventos de la primera película. Los protagonistas serán tres Gelflings que intentarán salvar a su mundo de los Skeksis….

 

Posible spoiler alert:

Considerando el tono oscuro y violento de la original y que los Gelflings se creen extintos tras el genocidio de su raza en manos de los Skeksis (para frenar la profecía), suena a que Age of Resistance no tendrá un final feliz.

 

Junto con el anuncio, se liberó un teaser trailer, donde el padre de los Muppets, Jim Henson, declara que The Dark Crystal ha sido la obra más difícil en la que ha trabajado, pero la que más orgullo le daba.

La creación de las marionetas estará a cargo de Jim Henson’s Creature Shop y Brian Froud. Froud fue el diseñador conceptual de The Dark Crystal. Louis Leterrier (The Incredible Hulk, The Transporter) será el showrunner.

 

No hay una ventana de lanzamiento tentativa, pero la grabación empezará en otoño.

 

 

 

Vía The Guardian