Murió Citla, “El Ángel Guardián” del Pico de Orizaba

Triste noticia para el alpinismo mexicano, Citla, el perrito alpinista que vivía a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar en el Pico de Orizaba, falleció el...

Triste noticia para el alpinismo mexicano, Citla, el perrito alpinista que vivía a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar en el Pico de Orizaba, falleció el jueves 29 de septiembre. El can murió por complicaciones de cáncer de hígado, según reportó Hilario Aguilar Aguilar, el presidente del Club Alpino Mexicano, delegación Serdán.

El mejor amigo del montañista

Citla, nombrado así por Citlaltépetl (el nombre original del Pico de Orizaba), era un perrito criollo, legendario entre la comunidad alpinista (mexicana e internacional) por fungir como guía, acompañante, y a veces hasta salvador, de los montañistas que visitaban el volcán. No gratuitamente fue apodado “El Ángel Guardian de la Montaña” y “El Guía de la Montaña”.

De raza criollo, Citla realmente nunca fue adiestrado, pero aún así conocía a la perfección las rutas de ascenso en la cara sur de la montaña más alta de México. Su pelaje creció de más, ayudándolo a soportar temperaturas de hasta menos 20 grados centígrados. También las almohadillas de sus pies y su corazón eran más grandes de lo normal, adaptados a su vida en la montaña.

Entre sus proezas, se cuenta que le salvó la vida a un grupo de 7 alpinistas que fue sorprendido de noche por una fuerte tormenta de nieve. A las dos de la mañana, el cansancio y la hipotermia ya habían hecho sus estragos, sobre todo en los menores de edad del grupo, y los alpinistas avanzaban lentamente y sin rumbo claro. Entonces escucharon los ladridos de Citla, que se acercó al grupo, los regresó al camino y los guió hasta un refugio.

El perrito será enterrado donde más le gustaba estar, sobre la Cueva del Muerte, uno de los puntos prominentes en el Pico de Orizaba.

Descansa en paz, Citla.

 

 

Vía El Universal, El Universal