¿Puedes explicar este simple truco de magia?

Hoy, en nuestra nueva sección, Manden a ese brujo a la hoguera, el mago Kevin Parry subió un nuevo truco a su cuenta de Instagram y está bastante simpático. Chécalo:...

Hoy, en nuestra nueva sección, Manden a ese brujo a la hoguera, el mago Kevin Parry subió un nuevo truco a su cuenta de Instagram y está bastante simpático. Chécalo:

Si alguien sabe cómo le hizo con la pelotita blanca, tómese el tiempo de escribirlo en los comentarios de FB. ¿Truco de edición? ¿Asistente escondido? ¿Mano extra? ¿O MAGIA dun dun dun dun dun?

Y eso.

Ahora bien, tengo todavía mucho espacio para contarles una historia con el fin de llegar a las 350 palabras y Google no me penalice por alguna tontería de su algoritmo. Se trata de una historia en Filadelfia, donde por cierto, yo nací y crecí. Mis gustos eran muy simples, goma de mascar y aquel deporte que le dicen basquetbol.

Si le preguntas a mis referencias, yo siempre andaba tranquilo, sin prisa ni nada. Nada de escuela instalado en la fiaca, de hecho. Luego, típico, hubo unos maliantes que buscaron problemas, ignoro la razón, así que me les enfrenté, que más podía hacer.

Mi madre asustada me dijo muy seriamente, te mudas ahora mismo con tus tíos de Bel-Air. Entonces ahí me tenían, llorando y suplicando de noche y de día. Pero mi madre hizo mis maletas y me envió con mi tía. Se despidió con un beso y un boleto de avión y no tuve más que resignarme a la verdad de los hechos.

Como Uber estaba saturado, llamé un taxi y al mirarlo noté que decía “fresco” en las placas. Pero equis, no le di importancia y lo abordé y entonces reflexioné que casi estoy en Bel-Air.

Al fin llegué a una mansión en exceso elegante y le sugerí al taxista que se pusiera desodorante. Mirando mi reino finalmente pensé que ha llegado el príncipe de cierta sección de Bel-Air.

312 palabras. Bueno, se hizo el esfuerzo.