Microsoft prohibió los emuladores en la Windows Store

Microsoft actualizó las directivas de distribución de apps en la Windows Store y le dio cuello a los emuladores de videojuegos. Auch. La nueva regla prohíbe cualquier aplicación que imite...

Microsoft actualizó las directivas de distribución de apps en la Windows Store y le dio cuello a los emuladores de videojuegos. Auch. La nueva regla prohíbe cualquier aplicación que imite consolas de juegos existentes.

 

Específicamente, las directivas de la tienda, actualizadas el 29 de marzo, dicen:

10.13.10
No se permiten las aplicaciones que emulan un sistema de juego en ninguna familia de dispositivos.

 

Auch auch auch. Efectivamente, emuladores populares como NESbox Universal Emulator (emulador de NES, SNES y Sega Genesis) o el VBA10 (Gameboy, GB Color y Advance) desaparecieron. Curiosamente, no todos han sido bajados de la plataforma, como es el caso del emulador de SNES, Snes8x+. Quizá sea cosa de tiempo para que todos pasen por el hacha.

 

Emulando el pasado por el bien del futuro

El tema de la emulación es cosa espinosa. Por un lado, la obtención y reproducción gratuita de software es ilegal. Naturalmente las desarrolladoras de videojuegos no van a querer regalar su trabajo y obras facilmente. Como jugadores debemos de estar conscientes que un videojuego es un producto de lujo y que su industria no sobrevive de buenas intenciones ni de la regla 34 de la Internet.

 

Lo legal no necesariamente es lo correcto, y viceversa

Sin embargo, antes de que la industria de videojuegos tomara la fuerza y seriedad que tiene ahora, la manera de archivar los códigos y el software era absolutamente deficiente. Más allá de ahorrarse dinero, muchas personas e instituciones se han dedicado a recopilar todas estas obras digitales para archivarlas correctamente y asegurar su supervivencia. Lamentablemente, estos esfuerzos muchas veces se ven obstaculizados por las propias desarrolladoras de videojuegos. La extracción y reproducción del contenido requiere de hackeos ilegales, invariablemente. Aún así, si la industria no se encarga de hacer el trabajo bien, quienes la amamos lo tendremos que hacer.

 

 

 

Vía Kotaku