Los mexicanos más aclamados del Festival de Cannes cantaron con mariachis en la fiesta de gala

Para nadie es un secreto que los actores y directores mexicanos están triunfando en el mundo. Tanto así, que figuras como Salma Hayek, Gael García Bernal y Diego Luna, los...

Para nadie es un secreto que los actores y directores mexicanos están triunfando en el mundo. Tanto así, que figuras como Salma Hayek, Gael García Bernal y Diego Luna, los directores Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, además del fotógrafo Emmanuel Lubezki, no solo se dieron el lujo de posar en una fotografía icónica en Cannes, sino que también le han puesto sabor al prestigioso festival de cine francés de Cannes.

Durante una fiesta de gala, en la cual se encontraban las más importantes luminarias del séptimo arte para celebrar el 70 aniversario del Festival de Cine de Cannes, la mesa de los mexicanos, la número 46, fue donde se dio la verdadera fiesta, pues un mariachi mexicano hizo acto de presencia para el deleite de todos, el cual estaba encabezado por el director tapatío Guillermo del Toro.

La mente maestra detrás de este suceso fue Salma Hayek, quien ya había planeado aparición de este mariachi como una sorpresa para la velada.

Obviamente, al ver semejante símbolo de la música mexicana, personalidades de la talla de Mads Mikkelsen, Isabelle Huppert, Berenice Bejo y Michel Hazanavicius, se unieron a las luminarias mexicanas para cantar a todo pulmón las típicas canciones mexicanas, como “El Rey”, “Cielito Lindo” y “Las Mañanitas”.

“Traje 11 botellas de París”, exclamó una emocionada Salma en un momento dado de la fiesta, para en acto seguido salir corriendo en búsqueda de la mencionadas botellas.

Hayek, esposa de uno de los hombres más ricos de Francia, mencionó que estas botellas eran un “regalo para Thierry (Fremaux)”, el director del Festival de Cine de Cannes, quien también se unió alegremente a la fiesta que traían los mexicanos. ¡No pues así cualquiera puede hacer ese tipo de regalos!

Tan de buen humor lo pusieron, que en un momento dado, Thierry se paró sobre una silla y fingió dirigir a la multitud que entonaba las canciones que tocaba el mariachi.

Sin duda, los actores y directores connacionales no solo están triunfando en el cine, ahora también lo hacen como unos excelentes animadores.

Lo bueno es que no se les ocurrió bailar el “pasito perrón”.