Justina, una robot creada en la UNAM, se alista para competir en la RoboCup 2017 en Japón

Con la robot Justina, la UNAM tiene la mira puesta en Japón. Este androide creado por universitarios ha superado todas las eliminatorias para competir contra los mejores de su tipo...

Con la robot Justina, la UNAM tiene la mira puesta en Japón. Este androide creado por universitarios ha superado todas las eliminatorias para competir contra los mejores de su tipo en el mundo.

La meta está clara: estar entre los finalistas de la RoboCup 2017, que se realizará a finales de julio.

Justina es una robot de servicio creado por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que desde hace varios años ha representado al país en ese concurso, considerado el mundial anual de robótica.

Jesús Savage Carmona, académico de la Facultad de Ingeniería (FI), y el equipo que ira a Nagoya con Justina, se reunieron en los jardines alrededor de la Biblioteca Central de la UNAM para hacer una sesión de fotos.

El androide hoy cuenta con un sistema de inteligencia artificial que le permite reconocer voces, seguir pasos, acompañar a una persona hasta el exterior de una casa, identificar el automóvil, ir a la cajuela, recoger el mandado y llevarlo a la cocina donde lo acomoda, según detalló Carmona, también responsable del Laboratorio de Biorrobótica de la FI y autor del proyecto.

¡Solo le falta vender mole los domingos!

Justina y su equipo clasificaron luego de triunfar en el Torneo Mexicano de Robótica 2017, que se realizó hace un mes. Su historial en la competencia internacional es impresionante: en 2006 obtuvo el tercer lugar y fue la primera vez que un equipo de América Latina subía al podio.

En 2014 y 2015 llegó a la fase final, y en 2016 quedó en la fase regular.

En la RoboCup 2017 se medirá con los mejores robots del mundo. A diferencia de otros años, éste fue más difícil llegar, pues sólo clasificaron 14 equipos a la categoría en la que competirá: @Home.

Los jóvenes pumas trabajan intensamente en hacer que cuando se equivoque la robot corrija de manera mucho más rápida, señaló Cruz.

Savage señaló que hasta el momento tienen recursos para que viaje a Japón la mitad del equipo y confía en que pronto se pueda conseguir dinero para el resto grupo. “Si no lo juntamos, empezaremos a lavar coches” expresó.

Asimismo, se realizará el Open Justina, en el que se abrirán los planos de la robot para quienes deseen reproducirla. Por lo pronto, hay un convenio con la Universidad de la República de Uruguay, donde en breve se comenzará una réplica.

¡Suerte muchachos!

Vía: La Jornada