¿Estados Unidos propuso la creación de una bomba gay?

Estados Unidos siempre ha estado a la vanguardia en cuanto el desarrollo de armas, pero una de ellas ha llamado poderosamente la atención por ser las más surrealista de los...

Estados Unidos siempre ha estado a la vanguardia en cuanto el desarrollo de armas, pero una de ellas ha llamado poderosamente la atención por ser las más surrealista de los últimos tiempos: la bomba gay.

Bomba “dosha”

Allá por 1994, el Laboratorio Wright, perteneciente a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, tuvo la ocurrencia de crear una bomba que convirtiera a los enemigos en homosexuales.

Esto fue descubierto por Ed Hammond, integrante de la ONG Sunshine Project, quien reveló que los laboratorios antes mencionados, con sede en Ohio, planeaba crear una gama de armas no letales y por tal motivo habían solicitado una subvención de 6 años y casi 8 millones de dólares de presupuesto.

Una de estas armas era la bomba gay y el proyecto se llama “Arassing, annoying and “Bad Guy” Identifying Chemicals” (Químicos acosadores, molestos e identificadores de “malos tipos”).

Este proyecto proponía “el desarrollo de un arma afrodisíaca que altera la mente para uso de las fuerzas armadas de Estados Unidos. La bomba contiene un químico que hace que los soldados enemigos se vuelvan homosexuales, y que sus unidades se separen porque todos sus soldados se hacen irresistiblemente atractivos el uno para el otro”.

Ésta no fue la única propuesta, también hubo otras que parecían salidas de un cómic, como la creación de bombas de mal aliento o de flatulencia.

Que no, que todo fue un rumor

Por su parte, el Pentágono dijo que esta bomba jamás existió y aunque sí hubo una propuesta semejante, sólo se quedó en eso, en una propuesta.

Sin embargo, Sunshine Project asegura que el desarrollo de esta arma surrealista sí se llevó a cabo y que incluso fue revisada por importantes científicos para que fuera considerada.

Tan en serio era el proyecto que la ONG sostiene que se llegó a presentar a la mismísima National Academy of Sciences en 2002 para su evaluación.

Bueno, ¿y luego?

Sea verdad o no, esta alucinada bomba nunca vio la luz (hasta donde se sabe) y todavía es un misterio averiguar a quien se le ocurrió semejante propuesta.

De acuerdo con varios medios, el rumor de una bomba gay puede haber surgido después de que Bill Clinton quisiera erradicar la prohibición de admitir a gays en el ejército.

¿Mito, ficción?

Todo este asunto habría quedado en el baúl de las leyendas urbanas de no ser porque los laboratorios Wright ganaron un premio Ig Nobel por su intento de hacer de la guerra una orgía sin limites.

Idea ofensiva, surealista, estúpida e irreal, la bomba gay sigue siendo materia de debate… y otra de las tantas teorías de conspiración que ha creado el militarismo americano. 

¿Serán capaces?

Vía: Gizmodo