Elon Musk puede satisfacer tus necesidades (de energía) en menos de 100 días, o es gratis

Cuando Elon Musk no está salvando a la humanidad o siendo el geek billonario que se roba nuestros suspiros, está lanzando retos a gobiernos locales. Más específicamente, el CEO de...

Cuando Elon Musk no está salvando a la humanidad o siendo el geek billonario que se roba nuestros suspiros, está lanzando retos a gobiernos locales. Más específicamente, el CEO de Tesla y SpaceX le aseguró al gobierno de Australia Meridional, un estado de Australia (por si no era obvio), que puede solucionar sus problemas de energía en sólo 100, o el trabajo es gratis. Aww Papaww.

 

No hay mal que el dinero no cure

El estado de Australia Meridional ha estado sufriendo problemas de energía últimamente. Además de los frecuentes apagones, también los precios de la electricidad tienden a dispararse. Para remediar esto, Lyndon Rive, vicepresidente de Tesla, propuso instalar un sistema de baterías capaz de almacenar entre 100 y 300 Megawatts. Gracias a la construcción de la nueva mega-fábrica de Tesla en Nevada, aclaró que el trabajo podría realizarse en menos de 100 días.

 

Mike Cannon-Brookes, un empresario de Silicon Valley, cuestionó a Musk por Twitter sobre la seriedad de esas declaraciones. A lo que el CEO de nuestros sueños respondió con la gallardía propia de una pizzería:

“Tesla tendrá al sistema instalado y funcionando 100 días después de la firma del contrato o será gratis. ¿Es lo suficientemente serio para ti?”

La senadora de Australia Meridional, Sarah Hanson-Young, le respondió con un sencillo: ¡Hablemos!

 

Los apagones en Australia se han convertido en un problema político y económico. El gobierno federal le ha echado la culpa al uso de energías renovables. Aunque los problemas energéticos tienen muchos más factores, ulteriormente hay un problema de eficiencia energética.

 

 

La eficiencia energética no sólo depende de la producción eléctrica. La eficiencia también depende del almacenamiento y la distribución. Si nosotros fuéramos el gobierno de Australia, estaríamos fascinados con Elon Musk arreglándonos los cables. O sea, sin albur. Y bueno, también con tantito albur.

 

 

 

Vía The Guardian