Donald Trump llegó a una boda sin ser invitado porque es Trump y puede

Donald Trump irrumpió en una boda este fin de semana, sin haber sido invitado, porque eso haces cuando eres millonario y tienes varios negocios, además de un país del cual...

Donald Trump irrumpió en una boda este fin de semana, sin haber sido invitado, porque eso haces cuando eres millonario y tienes varios negocios, además de un país del cual encargarte.

Los novios Tucker Gladhill y Kristen Piatkowski se casaron este sábado por la noche en el Trump National Golf Club en Bedminster Township, New Jersey, pero no se esperaban que el invitado sorpresa de su día especial sería el presidente de Estados Unidos.

Resulta que Trump estaba en uno de sus clubs de Golf pasando el fin se semana y cuando se enteró que había una boda sucediendo, decidió autoinvitarse y entrar a felicitar personalmente a los novios, así que después de que los agentes del Servicio Secreto se entraron y se aseguraron de que los invitados no lo rodearan y abrumaran, Trump hizo su triunfal entrada.

 

Ya en la boda, Trump preguntó los nombres de la novia y el novio, posó para fotos y también firmó algunas gorras de “Make America Great Again” para dar a los invitados, que respondieron a la sorpresa poniéndose a cantar y gritar “¡USA, USA!”.

Aunque los invitados a la vida estaban sorprendidos, no deberían sentirse tan especiales pues no es la primera vez que Trump se aparece en una boda que sucede en uno de sus clubs.

En febrero, cuando tuvo el encuentro con el ministro japonés Shinzo Abe en su propiedad de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, Trump irrumpió en la recepción de la boda de Vanessa Falk (que según USA Today es un socialite de Nashville) y Carl Lindner IV, haciendo lo mismo que hizo en esta: pavoneándose, posando para las fotos e intentando ser cool al mismo tiempo.

[Vía: cnn.com]