Una cineasta documentó la vida de los gatos de Estambul

La ciudad de Estambul esconde los misterios de la unión entre oriente y occidente. Fue capital del Imperio Bizantino, del Imperio Romano de Oriente y del Imperio Otomano. Entre las mansiones...

La ciudad de Estambul esconde los misterios de la unión entre oriente y occidente. Fue capital del Imperio Bizantino, del Imperio Romano de Oriente y del Imperio Otomano. Entre las mansiones destruidas por el paso del tiempo y el sonido de los vapores que cruzan el Bósforo, existe un aire de melancolía en sus calles.

En las calles de Estambul rondan miles de gatos callejeros. Los ciudadanos de la vieja Constantinopla han decidido darles alimento y refugio cuando lo necesitan. Mientras tanto, ellos son espectadores y participantes de la vida de la ciudad.

Es en este ambiente en el que la cineasta turca Ceyda Torun decidió grabar el documental Kedi.

El trailer empieza con la frase “en esta ciudad, el gato ordinario vive una vida extraordinaria”. Después una voz en off habla del significado de los gatos en la urbe:

En Estambul el gato es más que un gato. Encarna el caos indescifrable, la cultura y la esencia de la ciudad[…] Dicen que los gatos saben de la existencia de Dios. Mientras los perros piensan que los humanos son Dios, los gatos no. Ellos son más sabios.

“Kedi” es la palabra turca para “gato”. A través de la cinta, seguimos la vida de siete de estos felinos turcos: Sari, Bengü, Psikopat, Deniz, Aslan Parçasi, Duman y Gamin .

Al respecto de la cinta, la directora explicó: “crecí en Estambul y creo que mi infancia fue infinitamente menos solitaria de lo que hubiera sido de no ser por los gatos – y no hubiera sido la persona que soy hoy. Eran mis amigos y confidentes y extrañé su presencia en las otras ciudades en las que he vivido[…] La película es, en muchas formas, una carta de amor a los gatos y a la ciudad, los cuales siempre están cambiando de formas impredecibles.

Los críticos la han definido como “El Ciudadano Kane de los videos de gatos”.

Por el momento sólo se ha estrenado en Nueva York y Los Ángeles.