Cantante de La Trakalosa cambia de pareja y le llueven críticas… a ella

Donde un amor muere, otro nace. Tantos cambios asustan a la Internet y a la Internet no le gusta estar asustada, así que las redes sociales se deshacen en ataques y...

Donde un amor muere, otro nace. Tantos cambios asustan a la Internet y a la Internet no le gusta estar asustada, así que las redes sociales se deshacen en ataques y motes para la nueva novia del cantante de la banda La Trakalosa, llamándola “quita maridos” y, como es de esperarse, cosas peores −avatares del machismo mexicano, naturalmente.

Edwin Luna, intérprete de “La Banda Grande de la Sultana”, parece ser un “Adicto a la tristeza”, especialmente porque su vida romántica es más dramática que cualquiera de las canciones que ha cantado junto con el grupo. Recordemos que la relación con sus previas esposas terminaron de forma muy accidentada.

A unos días de haberse separado de su esposa, la actriz Alma Cero, Luna presumió un nuevo amor, la modelo de fitness guatemalteca, Kimberly Flores. La relación entre ambos se ventiló con una foto publicada por la joven en su perfil de Facebook, en donde se ve dándole un beso en el chachete al líder de La Trakalosa de Monterrey.

Kimberly Flores visitó a Edwin Flores el pasado 6 de septiembre bajo pretexto del 30 cumpleaños del cantante (Foto: Facebook)

Apenas publicó esta imagen, la chica guatemalteca fue bombardeada con mensajes de odio y reprobación de parte de los fans de Edwin, quienes no la bajaban de “roba maridos”.

No sabemos quién le dio autoridad a esta gente para juzgar las decisiones de una pareja que no conocen (por más que ellos quisieran que así fuera). Esta es la época en que vivimos, donde cada troll cree que todo mundo está hambriento de saber su opinión. Flores se defendió de los comentarios hirientes lo mejor que pudo sin saber que ese es el peor error que uno puede cometer. Darle de comer a un troll en las redes solo les da cuerda.

Y a todo esto, ¿qué diablos es una “quita maridos”? ¿Los maridos se “quitan”? ¿Son algo así como seres sin voluntad, impotentes ante la terrible fuerza de la Naturaleza que es el amor de una “quita maridos”? ¿O será que somos tan machistas que preferimos insultar a una mujer antes de reconocer la responsabilidad de un hombre con su pareja y su relación? Sea como sea, pobrecitos maridos quitados, sniff sniff…

Con información de: Univisión