En Manchester cantan “Don’t Look Back In Anger” de Oasis en tributo a las víctimas del atentado terrorista

La Plaza de Santa Anna fue el punto de encuentro donde cientos de ciudadanos se reunieron para rendir homenaje a las víctimas del terrible atentado terrorista que sucedió este lunes afuera del...

La Plaza de Santa Anna fue el punto de encuentro donde cientos de ciudadanos se reunieron para rendir homenaje a las víctimas del terrible atentado terrorista que sucedió este lunes afuera del estadio de Manchester, en Londres.

“¡Escalofríos! El increíble momento donde la multitud en Manchester se une a una mujer cantando “Don’t Look Back In Anger” de Oasis después del minuto de silencio”

Lydia Bernsmeier-Rullow acudió al llamado de la reunión para conmemorar a las víctimas y guardar un momento de silencio en su honor, y cuando éste terminó,espontáneamente ella comenzó a cantar  la canción de Oasis “Do not Look Back in Anger”, comenzó sola por unos cuantos segundos pero instantes depués, más gente que estaba ahí presente siguieron su ejemplo y le hicieron segunda.

Después del conmovedor momento, Josh Halliday, un reportero de The Guardian, entrevistó a Bernsmeier-Rullow para preguntarle qué fue lo que la había inspirado para esta interpretación, a lo que Lydia contestó: “No mirar hacia atrás en la ira’, de eso es lo que se trata. No podemos estar mirando hacia atrás a lo que sucedió, tenemos que estar mirando hacia el futuro”, explicó.

“Amo a Manchester, y Oasis es parte de mi infancia. Todos nos unimos y todos vamos a seguir adelante con esto, porque eso es lo que hace Manchester. Realmente me tocó el corazón y me dio escalofríos al escuchar a todos unirse a mí”, añadió.

El momento y la interpretación de la multitud fue tan enternecedora que llegó hasta ojos y oídos de Noel Gallagher, miembro de Oasis y autor de la letra de esta hermosa canción, y le conmovió tanto que twitteó el video de la interpretación, acompañándolo de un “Mancunians”, el gentilicio para los habitantes de Manchester,  y un corazón rojo, rojo.

[Vía: theguardian.com]