Blue King, el perro que lloró al ser abandonado, ya tiene hogar

Gracias a una chica llamada Jennifer y a los cuidadores del refugio, este hermoso perro ahora tiene una nueva oportunidad y parece estar feliz.

Muchos perros son abandonados a su suerte en las calles y en los albergues sin tomar en cuenta que estos preciosos animales también sufren como cualquier ser humano. Un ejemplo de ello es Blue King, un can de la raza pitbull al que su familia dejó en el refugio Carson Shelter de California.

Los cuidadores del refugio se dieron cuenta de que el tierno perrito chillaba en su jaula al sentir la pérdida de su familia. Se negaba a comer, se la pasaba llorando y mirando a través de los barrotes.

La antigua familia de Blue lo abandonó porque se mudaron. Ante esto, el pobre perro tenía muchas posibilidades de ser sacrificado, pero una luz de esperanza se abrió para él gracias a la organización Saving Carson Shelter Dogs, la cual hizo posible que consiguiera un nuevo hogar.

Los voluntarios del refugio publicaron un video de Blue en su página de Facebook y gracias a esta acción, una joven de nombre Jennifer McKay lo conoció y fue a visitarlo.

 

“Parecía muy triste y deprimido. Ni siquiera me observaba, todos los demás perros hacían contacto visual y movían la cola, pero él no se levantaba, no venía a verme”, expresó Jennifer al portal The Dodo. “Podría decir que cada vez que alguien pasaba por allí, era como si estuviera buscando a sus dueños. Es como si supiera que le habían dejado allí”.

A Jennifer se le estrujó el corazón y decidió adoptarlo inmediatamente, pero el refugio tenía primero que realizarle una prueba de temperamento, así que tuvo que esperar un poco más. Cuando regresó a visitarlo una segunda vez, la chica le regaló un hueso y una nueva cama. “Ya tenía un poco más de atención de su parte. No me dejaba acariciarlo o cualquier cosa, pero le gustaba su cama”, comentó una emocionada Jennifer.

Para la tercera visita, la cosas cambiaron y Blue por fin se mostró un poco más alegre y atento. “¡Vino directamente a mí!”.

Aunque el refugio tardó una semana en tomarle la prueba de temperamento, por fin Jennifer y Blue King hicieron clic y ella pudo llevárselo a su nueva casa.

“Él me engañó. Esperaba tener a un perro frío, muy relajado, pero tan pronto como las puertas de la perrera se abrieron, estaba muy entusiasmado por subir al auto, y al subirse, lo primero que hizo fue sacar la cabeza por la ventana […] está obsesionado con mirarse en el espejo. Tenemos un tocador que está aproximadamente a su nivel, y él se sienta, se sonríe a sí mismo y mueve la cola”.

Blue nunca más estará triste y deprimido, pues gracias a Jennifer y los cuidadores del refugio, ahora tiene una nueva oportunidad. “Simplemente parece estar feliz. Ayer llegué a casa del trabajo y corrió directamente a mí. No es más que un buen perro. Estoy muy emocionada de que sea parte de la familia”.

Nunca dudes en ayudar o adoptar a otros gatos o perros como Blue, pues acciones como ésta nos definen como seres humanos y nos acercan a una mayor comprensión con nuestro entorno. Y la verdad, es reconfortante cuando llegas a casa y un peludo te mira con ojos llenos de amor verdadero. ¡Es una insuperable sensación!