Por aventar sus heces quedó atrapada en la ventana durante una cita de Tinder

Piensa en la peor cita que has tenido en la vida, agregalé popó y a ti atorado en una ventana con tu popó, y obtendrás esta cita de Tinder.  ...

Piensa en la peor cita que has tenido en la vida, agregalé popó y a ti atorado en una ventana con tu popó, y obtendrás esta cita de Tinder.

 

Si algo puede salir mal, saldrá mal

Una mujer británica, cuyo nombre evidentemente no fue revelado (y aunque lo supieramos no te lo diríamos, porque el olvido es un derecho), ligó con un joven estudiante, llamado Liam Smith, a través de Tinder. La cita iba de maravilla, tanto así que decidieron comprar una botella de vino y regresar a casa del joven amante para ver un documental *guiño* *guiño*.

Este es Liam, con su muy británica sonrisa. (vía BBC)

Ominosamente, la mujer tuvo que ir al baño para defecar. Ni modo, no es el fin del mundo. Sin embargo, cuando la mujer vio el tamaño de sus heces fecales se apánico pensando que taparían el retrete de su potencial amante. En estos casos, ¿cuál es la acción más lógica? Agarrar la popó y aventarla por la ventana. Y no, de hecho no fue la peor decisión de la noche.

 

Resulta que las ventanas en la vivienda del estudiante eran dobles, así que el pedazo de mojón no cayó afuera, como era su expectativa, sino que se atoró entre el primero y el segundo cristal. Poop.

 

Si algo ya salió mal, podría salir peor

Entonces la mujer hizo lo menos esperado, pero lo más correcto. Salió del baño para contarle lo sucedido a su cita, con “terror en los ojos”, según contó el amante. El joven pensó en usar un martillo para quebrar el vidrio, pero ella insistió en que no era necesario; ella recuperaría las heces.

 

¿Se acuerdan que mencionamos que ella es gimnasta aficionada? Pues usó su flexibilidad para introducirse entre la doble ventana… y se quedó atorada. Y tuvieron que llamar a los bomberos. Y los bomberos rompieron la ventana y la rescataron, ilesa. A-L-V

Los bomberos haciendo su trabajo de todos los días… (vía BBC)

“No me quejo. Hicieron lo que tenían que hacer”, declaró Liam. El joven inició una campaña crowdfunding para recaudar unas 300 libras (unos $7 mil pesos) para reemplazar la ventana. Probablemente porque contó la anécdota en la fondeadora, ya recaudó unas 1,200 libras (casi $28 mil pesos). Liam y su cita decidieron donar el dinero sobrante a una organización benéfica que apoya a bomberos y a otra que construye baños en países tercermundistas.

 

El amor gana siempre

Así es, Liam y la gimnasta aficionada siguen saliendo. ¿Les parece extraño? Independientemente del bochornoso incidente, la pareja se sigue cayendo muy bien. Todo el mundo hace popó y hay que aceptarlo. Además la pareja ya superó una difícil situación desde el principio. ¿Qué después de esto podría separarlos?

El amor llega de formas misteriosas. (vía BBC)

 

 

 

Vía BBC