Quédate sin amigos cuando te aprendas este sencillo truco de magia

Hoy, en nuestra nueva sección, Se requiere un voluntario sin nada que perder… ¿Alguna vez has escuchado de la ilusión de la mano de plástico? Hay un buen de videos...

Hoy, en nuestra nueva sección, Se requiere un voluntario sin nada que perder…

¿Alguna vez has escuchado de la ilusión de la mano de plástico? Hay un buen de videos en YouTube al respecto y son súper fáciles de reproducir en casa. No dudes en probarlo tú mismo con un amigo (aunque no nos hacemos responsables si pierdes una amistad en el proceso)

Lo más complicado es conseguir una mano de plástico de tamaño real, pero solo es cosa de ir a una tienda de fiestas y disfraces. Todo lo demás es muy sencillo de conseguir:

2 pequeñas brochas
1 tabla o un libro grande
1 sábana o un mantel
1 objeto de muerte sádica (como un martillo o una llave inglesa, algo que usarías como arma)

Y esto es lo que debes hacer:

  • Pídele a tu voluntario que se siente en frente de ti y que coloque sus manos de palmas tocando la mesa.
  • Coloca la tabla divisoria justo al lado de una de las manos, con tal de que el voluntario no pueda verla.
  • Pon la mano de plástico del otro lado de la tabla divisoria, en frente del voluntario, y cubre su hombro con el mantel, creando la primera ilusión de que su brazo está conectado a la mano falsa.
  • Instrúyele a tu voluntario que dirija su mirada sobre la mano falsa. Es importante que no le quite los ojos de encima.
  • Agarra una brocha en cada mano y comienza a acariciar tanto la mano falsa como la mano real escondida detrás de la tabla divisoria. Es importante que lo hagas de manera sincronizada.
  • Haz esta acción por un par de minutos mientras le preguntas a tu voluntario si puede “sentir” la brocha acariciando la mano falsa. Si la respuesta es positiva, este es el efecto psicológico conocido como “la transferencia de cuerpo”.

Básicamente estamos engañando a la mente de percibir una sensación sobre un objeto ajeno al verdadero punto de contacto. No hay razón por la cual deberíamos sentir la brocha sobre la mano falsa, pero la mente se va con la finta. He aquí la magia.

  • Ahora viene la parte divertida. Agarra un martillo y golpéalo contra la mano falsa. Mira la reacción de tu voluntario mientras aprende lo que significa “dolor fantasma”.
  • ¿Quieres que sea más sádica la cosa? ¿Pregúntale a tu voluntario si confía en ti? Acércate con el martillo y muéstraselo. Dile que vas a golpear su mano pero que siga confiando en ti. Saborea el suspenso lo más posible y procede a golpear la mano falsa… o mejor aún, no lo hagas, solo haz la moción de que lo vas a golpear.

Gratificación instantanea.

Aquí algunos videos sobre cómo hacerlo:

https://youtu.be/RaP0MqvkvUw