A los 99 años Annie cumplió su último deseo, ir a la cárcel

Una mujer holandesa de 99 años tenía un deseo sin cumplir: pasar un tiempo encerrada en una celda. Suponemos que si uno llega a los 99 años, lo que más...

Una mujer holandesa de 99 años tenía un deseo sin cumplir: pasar un tiempo encerrada en una celda.

Suponemos que si uno llega a los 99 años, lo que más querríamos sería pasar nuestros últimos días llevando una vida tranquila. Tal vez rodeado de nuestros seres queridos. Pasar las tardes en el jardín, mientras rememoramos los mejores momentos de nuestra vida. Alguno que otro aventurero, tal vez se le antojaría reencontrarse con algún viejo amigo o familiar con el que perdió contacto.

Sin embargo Annie, tenía un anhelo bastante peculiar. Quería pasar un rato en la celda de una estación de policía. Cuando su nieta expresó las ganas de cumplir uno de los últimos deseos de su abuela, la policía accedió. Le pusieron las esposas y la escoltaron a una celda en una estación de policía en el pueblito holandés de Nijmegen Zuid (impronunciable, ya sé).

Al respecto, la policía declaró:

Su nieta vino con la petición. En esta profesión siempre llegan peticiones muy inusuales. Pensamos que sería lindo hacer algo especial por Annie. Nunca había cometido un crimen, y pensó que sería una experiencia emocionante. Como pueden ver en la foto del post, encontró hilarante el hecho de estar en la celda con esposas.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpolitienijmegenzuid%2Fposts%2F833781586798056%3A0&width=500

A juzgar por la mirada, Annie estaba feliz con la idea de estar esposada y encerrada.

Un vocero de la estación agregó:

Nunca hacemos este tipo de cosas, pero hicimos una excepción. Sólo pasó un par de minutos en la celda. Todo fue acerca de la experiencia. No sabemos por qué estaba en su lista.

 

Según reportes, Annie no es la única. El año pasado una mujer de 102 años llamada Edie Simms fue arrestada falsamente por la policía de St. Louis Missouri. Al igual que Annie, Eddie quería ver qué se sentía.

Vía: BBC