Acerca | Políticas de privacidad | Términos y condiciones Conecta con nosotros

ERIZOS

Nos destruimos con el punk del segundo día en el Vive Latino ’17

Música

Nos destruimos con el punk del segundo día en el Vive Latino ’17

Nos destruimos con el punk del segundo día en el Vive Latino ’17

Slam, cervezas, estoperoles y mucha actitud 👊

En el segundo día del Vive Latino decidimos ir a partirnos el cuerpo con un tour de punk completo que fue desde hip hop para punk rockers, pasando por el pank rack argentino, recuerdos adolescentes con Rancid y hasta leyendas del género como Marky Ramone, porque “Rock is a Risk” y afortunadamente (aún) no tenemos 30 años.

Comenzamos nuestro tour en el escenario doritos con LNG SHT para que nos contará como el punk rock arruinó su vida, además de recibir consejos útiles, como que si alguien te dice que no tienes futuro lo mandes a la shit 😉

Si algo sabe hacer Gastón es conquistar escenarios y la prueba fue que la carpa se llenó. Otra de las cosas más chidas fue ver a una “nueva generación” de morritos coreando todas sus canciones (o sea si es un chingo de letra).

Obvio los invitados no podían faltar, entre ellos Chumel Torres y Aldo Camacho de Tungas. Gastón terminó el show como todo un rockstar haciendo stage diving desde el escenario hasta el final de la carpa. WTF

Después de que “cayó la noche sobre el Vive Latino xD” nos lanzamos a ver el pank rack argento de A77aque, la verdad es que no nos emocionó mucho, pero los fans chavorrucos se dieron por bien servidos.

Uno de los momentos destacados fue cuando le dedicaron una rola al “Pato Donald” que quiere levantar un muro, para gritarle esto es América Latina (bitch).

La banda estaba cerrando con la esperada (y choteada) “No me arrepiento de este amor”, cuando Marky Ramone apareció en el escenario de al lado tocando “Rockaway Beach”, así que tuvimos que correr para alcanzar un buen lugar y ya de paso éntrarle con todo (y cámara con lente gigante) al slam.

Las rolas del set list se fueron como chela en pleno concierto, muy rápido y casi sin parar, una tras otra. La energía que nos dejaron los ruquitos fue increíble, todo se descontroló con “Beat On the Brat” donde sentimos que el piso se movió (y no fue por pedos), ni siquiera “Blitzkrieg Bop” al cierre prendió tanto como esta.

Marky y su banda tocaron todas las que había que tocar para que tuvieras una regresión a tus épocas más punk y te sintieras orgulloso de haber escuchado al último ramone, quien demostró que se sigue rifando a sus 64 años.

Después llegamos tarde pero seguro a uno de los shows más esperados del festival, tanto por el público como por algunos músicos que formaron parte del line up: Rancid.

Tuvimos suerte de que nos tocaran los mejores momentos, como el escucharlos decir groserias en español, pedirle a un fan que les prestara su bandera de “Bienvenidos Rancid” y cerrar con las mejores rolas: “Fall Back Down”, “Time Bomb” y “Ruby Soho”, en la que se bajaron a cantar con el público y las muñecas inflables que andaban por ahí.

La banda prometió que volverían muy pronto, nosotros suponemos que probablemente sea en el Vans Warped Tour, pero no nos hagan mucho caso, son sólo especulaciones.

Para cerrar la noche con broche de oro y terminar de destruirnos, nos lanzamos a Dolores de Huevos (así se llaman) para comprobar que literalmente tocan de huevos.

Hace tiempo que teníamos curiosidad por verlos en vivo y el resultado nos voló la cabeza, además de acabar con nuestra espalda, brazos y piernas.


El show de esta banda es de aquellos que no pueden describirse en palabras, fotos, ni siquiera videos. Tienes que presenciarlo para sacarte de onda y no entender qué está pasando (como cuando apareció un trío) pero amar verlos enloquecidos en el escenario. Ya queremos toparlos de nuevo.

 

Arriba