Video: vendedor de pan chilango utiliza parodia de Gucci Gang y las redes se vuelven locas

Un panadero adoptó la parodia de Gucci Gang, Vendo Pan, para echar a andar su negocio callejero.

Empresarios, emprendedores, afiladores, tamaleros, vendedores de pan, todos utilizan estrategias de venta. Y sí, les digo, en México hay talento, solo falta apoyarlo. Al menos así lo demostró este panadero que anda por la ciudad con la publicidad más riata.

El año pasado, la canción “Gucci Gang” de Lil Pump rompió todos los récords de singles en Estados Unidos. Cuando el raperillo de pelo chistoso, gustos neón y un amor peculiar por cargar pacas de mota sacó su video, el mundo se volvió loco.

Este joven rapero, al parecer, era un estudiante problemático al que corrieron de toda escuela en la que puso pie. Al final, lo mandaron a una escuela para morros con pedos de violencia y adaptación de la cual lo corrieron por agarrarse a madrazos y organizar un motín. Digo, nada más para que calen el dato cultural del buen Lil Pump.

En todo caso, la reacción mexicana al gusto extravagante del rapero de Florida, con sus menciones a drogas finas, bling, coches y, pues sí, chingaderas Gucci, fue hacer una parodia hermosa.

El youtuber Monoloco fue el encargado de esta obra de arte:

En vez de “Gucci Gang”, la letra le puso el giro tropical región cuatro a la canción original y la cosa funciona bastante chingón:

“Me pongo a las cinco / menos los domingos / traigo en mi triciclo / pan bien calientito / conchas y cuernitos / vendo pan / vendo pan / vendo pan”

Basándose en este hermoso éxito de parodia nacional, un joven emprendedor fue captado distribuyendo pan en su triciclo y reventando unas bocinas con la canción de Monoloco.

El post de Facebook que captó a este tremendo vendedor con estilo y swager añadía, también, el éxito comercial de la empresa. Y, sí, tiene toda la razón, ¿cómo no comprarle pan con tan perrón marketing?

https://www.facebook.com/sonia0212/posts/10155438993480829

Así que ya saben, se acaba de encontrar una nueva canción para el soundtrack de esta ciudad demente.

¡Panaderos, camoteros, afiladores chilangos, uníos al canto desigual del concreto!