Preso que creían muerto despierta antes de su autopsia

Fueron sus ronquidos los que salvaron a este criminal de ser diseccionado en vida.

¿No te aterra la idea de que un día la gente te crea muerto y te lleve a la morgue más cercana para que se te practique la necropsia de ley mientras, por alguna razón, sigues vivo, pero sin mostrar señales vitales?

En nuestro interminable deambular por internet descubrimos que la gente de ciencia sigue confundiendo a la gente con catalepsia con muertos y que el último caso de este fenómeno se dio hace unos días en España.

Un preso de la cárcel de Villabona (Asturias) que se comenzó a sentir mal en su celda, entró en un estado en el que sus signos vitales fueron imperceptibles.

Al verlo tirado en su celda, las autoridades carcelarias llamaron a los médicos, quienes lo atendieron en la prisión para intentar resucitarlo.

Por mucho que intentaron, los médicos no pudieron “traerlo a la vida”, así que lo dieron por muerto.

Tal como dicta el protocolo, las autoridades de la cárcel llamaron a un médico forense de una mayor jerarquía para que certificara la defunción de Gabriel Montoya Jiménez, el preso, con el fin de trasladarlo a una morgue o depósito de cadáveres para practicarle la necropsia de ley.

Al pobre Gabriel lo llevaron en una bolsa cerrada y a sus familiares se les avisó que había muerto.

Luego de pasar un rato en el depósito, los médicos del Instituto de Medicina Legal estaban por practicarle la necropsia cuando Gabriel comenzó a mostrar un inconfundible signo vital: ¡estaba roncando!

De hecho, de no haber sido por sus ronquidos, tal vez Gabriel habría sufrido el miedo más grande de todos: ser diseccionado en vida.

Luego de confirmar que estaba vivo, las autoridades médicas lo llevaron a un hospital para que se recuperara del malestar que provocó toda su aventura.

Hasta el momento no se conoce qué fue lo que hizo que Gabriel dejara de mostrar signos vitales de una manera tan repentina, pero una de las teorías más aceptadas es que presentó un cuadro de catalepsia.

Así como en Los Simpsons, “fue llevado a un hospital cercano donde lo declararon muerto, luego fue trasladado a un mejor hospital donde su condición mejoró a vivo”.