Alguien dejó una pelota colgada a media selva y un carnero se obsesionó con ella

Un carnero contra una pelota de Tetherball, ¿quién ganará?   Alguien tuvo la ¿genial? idea de colgar un balón a medio camino en la selva de la Isla Arapaoa, en...

Un carnero contra una pelota de Tetherball, ¿quién ganará?

 

Alguien tuvo la ¿genial? idea de colgar un balón a medio camino en la selva de la Isla Arapaoa, en Nueva Zelanda. Esta isla es el único hogar de la especie salvaje de ovejas, Arapawa. Nadie sabe exactamente cómo llegaron estas ovejas a la isla, pero sí sabemos que los carneros Arapawa les gustan las pelotas…. ¿O las odian?

 

Tope borrego

Mientras que las hembras saltaron y corrieron junto al balón sin inmutarse, el macho quedó perplejo ante tan extraña presencia. Acto seguido, retrocedió, agarró vuelo y embistió al balón. Sin embargo, el valiente carnerito no estaba muy familiarizado con balones amarrados a cuerdas. Las fuerzas de la física hicieron lo suyo y el balón le regresó el golpe al animal.

 

Mientras tanto, las tres hembras miraban pacientemente a la distancia. Bueno, lo hicieron como por tres segundos, luego solo esperaron resignadamente.

 

Curiosamente, el machito no es nada bruto y poco a poco empezó a dominar más el arte de darle de cabezazos a un balón. Kudos por sus rápidos reflejos cuando casi se descuenta a una hembra, pero no lo hizo.