WTF: Maestro detiene una pelea a cinturonazos y es el héroe de la semana

No es el héroe que merecemos, pero sí el que necesitamos

La secundaria es siempre una etapa difícil para todos. Con tantas hormonas y cambios en el cuerpo dan ganas de ser uno nuevo cada día y de aventurarse a cosas tan tontas como pelearse a golpes, pero por suerte siempre hay un maestro con cinturón para evitar que hagamos el ridículo.

LEE TAMBIÉN:

WTF: Maestro de química enseña a sus alumnos a hacer Éxtasis "accidentalmente"

Ups, de repente me convertí en Heisenberg

Bueno, bueno. Puede que no “siempre”, pero sí en esta escuela secundaria de Chipas, que estuvo a punto de ver la golpiza entre dos chamaquitos que se ve que preferirían haberse agarrado a abrazos que a madrazos, como bien nos enseña el Peje.

En un video difundido en redes, vemos a dos chavitos empujándose en las de:

– ¿Qué?

– ¿Pues qué?

– ¿Pues lo que quiera?

– Pues ahhhh.

Después, cuando uno de los dos agarró más valor que inteligencia, se soltó el primer madrazo y ardió Troya. Los trancazos y los puños de verdad empezaron a aparecer e incluso uno cayó al suelo mostrándonos la crisis humana del momento, con todos sus amigos chismosos grabando y riendo.

Para suerte del universo, se apareció también el héroe del cinturón, que esperemos sea llamado pronto a la Liga de la Justicia o a los Avengers. Este no era más que un maestro que no vio otra forma de detener esta ilógica pelea más que sacarse el cinturón.

Acudió al rescate, al llamado que su sangre heróica le hacía, y no dudó en dar dos que tres catorrazos al suelo, cuidando de no impactar a los morritos mecos que se peleaban en el suelo. Para su fortuna, el efecto de su técnica fue inmediato.

De un momento a otro, ambos estudiantes ya estaban separados y con sus puños guardados para no herir a nadie. El cometido estuvo cumplido. ¿Acaso han visto a otra persona detener una pelea con tanta facilidad como a él? Es seguro que no.

Hoy nos sentimos más tranquilos porque el Maestro Cinturón llegó a nuestras vidas y nos sentimos más seguros que ayer.