Lucía Méndez presume su credencial de la tercera edad

La actriz reveló que ya tiene su tarjeta de adulto mayor y que aprovecha los descuentos que le dan

Lucía Méndez está de manteles largos pues, aunque ya tiene rato que cumplió los 60 años, recientemente compartió que a sus 65 ya tiene su credencial del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM), esa tarjeta con la que nuestros abuelitos y papás ya no tienen que pagar en el metro y además, tienen un chorro de descuentos.

En medio de su regreso a la televisión con la retransmisión de la telenovela El extraño retorno de Diana Salazar que Lucía protagonizó hace ya varios ayeres, la actriz compartió la emoción que le trajo hacerse con su identificación de la tercera edad.

Aquí ella adorada…

Televisa

Fue en exclusiva con las cámaras de Hoy que Lucía contó que ya puede subirse al metro de a grapa aunque en realidad, no pretende usarlo porque una diva como ella no viaja donde lo hacemos los que menos tenemos.

“Ay claro, ya la tengo (la tarjeta). Sí estamos en la tercera edad y estoy muy feliz de que me descuenten, ya eso sirve muchísimo para que no tengas que sacar tanto dinero de tu bolsa”.

Apenas este domingo 26 de enero, Lucía celebró sus 65 años con el reestreno de El extraño retorno de Diana Salazar que se estrenó en 1988 y tuvo una cantidad de largos 200 capítulos.

“Esta historia me dejó un gran sabor de boca, lucharon fervientemente y titánicamente para poder lograr los derechos ya que Mario Cruz era la única persona que estaba viva y realmente agradezco mucho a Tlnovelas”.

Incluso, en otra entrevista, Lucía recordó que esta telenovela le trajo tantas cosas como una acusación de tener vínculos con el narcosatanismo junto con Yuri.

“Fue una telenovela que me trajo cosas maravillosas pero también cosas muy fuertes, mi hijo tenía tres meses de haber nacido, yo no había salido ni a la puerta y de pronto nos encontramos con titulares en todo el país que decían: ‘Lucía y Yuri satanizadas’, que estábamos rayadas, que éramos amantes de (Adolfo de Jesús) Constanzo y que éramos amigas de Sara (Aldrete)”.

Al final, todo resultó ser mentira, pero sin duda, eso marcó un momento muy importante de la vida de la ahora sexagenaria actriz. Qué bueno que ya tiene su tarjeta del INAPAM.

Con información de Hoy.