Los peligros de las inyecciones químicas de los fisicoculturistas

Inyectarse cualquier porquería en el cuerpo para lucir como Dios griego tiene sus consecuencias.

Muchos de nosotros queremos ponernos en forma y más si nuestros músculos se hinchan por el esfuerzo de cargar peso, pero en algunas ocasiones esta actividad, conocida como fisicoculturismo, llega a niveles extremos.

Un subreddit del famoso foro de internet acaba de escupir un GIF que nos preocupó y nos puso a investigar sobre un fenómeno relativamente desconocido para algunos: el de los fisicoculturistas que se inyectan aceites para inflarse y dar la apariencia de tener una musculatura prodigiosa.

(Giphy).

Este tipo de inyecciones son de aceite sintético que se infiltra en los músculos y los infla de tal manera que uno creería que se trata de mutaciones genéricas, pero lo cierto es que quienes lo hacen ponen en riesgo sus vidas.

El más famoso de los que usan estos aceites en su cuerpo es Romario Dos Santos Alves, un exguardaespaldas brasileño que en 2015 abrió su cuenta de Instagram para demostrarle al mundo cómo sus músculos son producto de sus largas horas en el gimnasio.

Lo cierto es que el sujeto se inyecta Synthol, un componente químico que lo infla, con regularidad.

Este producto fue desarrollado en los años ochenta para mejorar los resultados del ejercicio en los cuerpos de los culturistas profesionales que buscaban conquistar los certámenes de fisicoculturismo.

El Synthol es una combinación de aceite, triglicéridos y benceno que, en exceso, puede ser peligroso.

El problema con este tipo de hábitos es que hay gente que no tiene acceso al Synthol que se inyecta otras cosas como aceite de coco. Hace unos años medios británicos divulgaron el caso de un joven de 25 años de edad que lo inyectó en sus bíceps y acabó en el hospital.

La inyección le provocó agudos dolores y la pérdida del control sobre su brazo derecho. Fue una catástrofe de la que afortunadamente salió vivo, pero sin ganas de meterse más químicos al cuerpo.

Este tipo de inyecciones también provoca fibrosis muscular, deformidad, pérdida de control sobre las extremidades y en algunos casos tumores.

Los médicos advierten de otros peligros de este método como úlceras, infecciones, convulsiones, embolismos e incluso infartos agudos de miocardio.

Sobra decir que además de peligroso, inyectarse cosas para verte más mamey luce súper falso, solo mira a este vato.

No lo hagas.