YA NO ERES MEXICANO: Leonardo DiCaprio desprecia los tacos por las pupusas

Acabamos se saborear la verdadera traición y de parte de alguien que nunca lo esperamos: Leonardo DiCaprio. El actor estadounidense acaba de despreciar los tacos y todo por unas pupusas...

Acabamos se saborear la verdadera traición y de parte de alguien que nunca lo esperamos: Leonardo DiCaprio. El actor estadounidense acaba de despreciar los tacos y todo por unas pupusas (¿unas qué?). Como sea, acompáñame a ver esta triste historia.

LEE TAMBIÉN:

Leonardo DiCaprio devuelve uno de sus Oscar por fraude

¿Leo ganó dos Oscar?

Durante una entrevista, Leo fue cuestionado sobre sus gustos alimenticios de Latinoamérica, y por supuesto que cuando se habla de comida los tacos siempre están ahí, pero para este señor, que en este instante le quitamos su certificado de mexicano honorífico, dijo que no, que él prefiere las pupusas encimas de los taquitos.

Según él, es un “hombre de pupusas” y que son, para él, mejores que los tacos, por lo que siempre debe ir a donde estén y no le importa realmente si hay tacos o no. Eso sí, dijo que no se puede vivir en Los Angeles y no amar la comida mexicana.

Por si te lo preguntabas, las pupusas son un platillo típico de centroamérica. Este se sirve, tradicionalmente, en El Salvador y Guatemala y en México tenemos una versión parecida, que son las gorditas.

De la misma forma, la pupusa es un pedazo de maíz redondeado con relleno. Aunque en México le ponemos chicharrón, que es carne de cerdo frita hasta su punto máximo de cocción, este platillo centroamericano está relleno de quesito.

Así es, las pupusas son gorditas aburridas. No entendemos por qué a Leonardo le gusten tanto, pero lo que sí sabemos es que esta es una traición de la que no podemos olvidarnos jamás.

¿Quién se cree este señor para desestimar el sabor y la grandiosidad de los tacos? Por supuesto, las pupusas tienen lo suyo, pero nada como un buen taco. Desde que ganó su Oscar se ha vuelto un poco arrogante y esta es la prueba máxima.

Esa o solamente tiene un gusto diferente a nosotros y no podemos juzgarlo, porque es ridículo atacar a alguien simplemente porque no le gustan los tacos y tiene derecho a que le guste lo que él quiera.

Bueno, no. Esto es algo que no se puede perdonar.

Con información de Excélsior